Cómo mantener saludable nuestra circulación sanguinea

ajo

La circulación sanguínea, es el paso de la sangre por todo el organismo, y un problema muy común es la obstrucción, cuando la sangre no circula fluídamente ni llega a todas las partes del cuerpo.

Los primeros síntomas que se manifiestan suele aparecer en personas mayores pero no estamos libres de padecerlo a cualquier edad, Dolor de piernas, cansancio, presión en el pecho son las más características. También las personas que padecen diabetes suelen ser muy propensas a padecer problemas circulatorios, ya que esta enfermedad endurece progresivamente las arterias.

Alimentos que ayudan en la circulación

Para evitar la incorrecta circulación y mantener la sangre fluida, debemos consumir alimentos como cereales integrales, frutas y verduras, para regular la presión y el colesterol, alimentos ricos en fibra soluble para evitar que el colesterol suba, como manzanas, legumbres, arvejas, cítricos y avena, Ajo, que es un fluidificante natural para la sangre, evita la formación de coágulos, y reduce significativamente la presión arterial y el excesos de colesterol en sangre.

También se deben incluir en la dieta alimentos que contengan vitaminas del grupo B y E, para combatir los problemas circulatorios en las extremidades, y esto lo encontramos en las semillas de girasol, germen de trigo, almendras, avellanas, piñones, aceite de girasol, brócoli, batata, maní entre otros.

Infusiones de Pimienta de cayena que estimula la circulación, Consumo de jengibre, rizoma oriental que en infusiones es un excelente estimulante circulatorio, y ajo, en forma natural o en cápsulas, porque es sumamente beneficioso en estos casos.

Consejos para mantener una buena circulación sanguínea

  1. Cuida tu corazón: hay muchas formas de mantener un corazón sano y fuerte toda la vida, sin importar la edad que tengas, puedes hacer de tu corazón una bomba llena de fortaleza y vida. Para esto, es recomendable la caminata y los ejercicios como la natación o el alpinismo.
  2. Venas limpias: además de una buena rutina de ejercicio, es necesario que evites en tu dieta las grasas saturadas, cosas fritas, embutidos animales, carnes, leche de vaca, etcétera. Este tipo de grasa congestiona las venas, reduciendo el espacio por donde circula la sangre y provocando que el corazón ponga mayor presión en su bombeo.
  3. Respiración al aire libre: hay muchos tipos de respiración que fomentan una buena circulación. Las inhalaciones rápidas y las exhalaciones lentas son recomendadas. Hay prácticas como el Yoga y la meditación activa que fomentan distintos tipos de respiración muy eficaces para la circulación.
  4. Entusiasmo: aunque no lo creas, tener un buen ánimo y estar entusiasmado y contento con lo que haces en tu vida, fomenta no sólo una buena circulación sino una circulación de calidad, es decir, muy vigoroza y llena de fuerza.
  5. Baños y masajes: y por último, los baños de asiento y los masajes son muy indicados para poner a la sangre en un movimiento muy vigorozo. El agua caliente atrae la sangre a la superficie y la fría la retira. Este remedio es ideal para aquellas persona convalecientes o que por alguna razón no pueden realizar actividad física.

Consulte con su médico de confianza.

Foto: sherca