Cafeína, mitos y verdades

Existe una actitud que prevalece cuando se trata de la cafeína. Porque nos gusta, la queremos y la deseamos porque nos hace sentir bien. Pero cuando la tomamos, nos sentimos culpables, sospechando que tarde o temprano nos hará daño. Pero aquí os traigo algunos mitos y verdades sobre el café.

cafeina

Lo que se dice sobre la cafeína

Se dice que el consumo de café a largo plazo hace daño al organismo: Eso es falso y existe en parte debido a los fumadores, quienes metabolizan el café dos veces más rápido que los no fumadores, quienes beben más café. Y los fumadores tienen más problemas de salud, pero es por la nicotina y no por la cafeína. Siempre y cuando no tengas la presión sanguínea alta, arritmia cardíaca o ansiedad, puedes tomar bebidas con cafeína por muchos años sin tener problemas.

La cafeína altera la química del cuerpo: Eso es verdadero porque es un estimulante natural y 250 miligramos, que son más o menos dos tazas de café fuerte, triplica la cantidad de adrenalina en nuestra sangre, incrementando nuestro ritmo respiratorio. En el cerebro la cafeína intercepta la adenosina, el químico que pone nuestros nervios más lentos y nos da ganas de dormir. Además incrementa los niveles de dopamina, estimulando los centros del placer. Por eso tiene la habilidad mágica de hacernos sentir alerta y relajados al mismo tiempo.

La cafeína nos hace más listos: Eso es cierto y tomar una taza de café antes de escribir un ensayo no es una mala idea. La cafeína mejora las funciones cognitivas por lo que bloquea ese químico que hace nuestro cerebro más lento.

La cafeína mejora a los atletas: Es verdadero porque en términos de calidad atlética la cafeína puede ser la diferencia entre el primer lugar y el último. Sin cafeína, además de estar más lentos mentalmente, lo somos físicamente. Este elemento nos estimula a ejercitarnos de un 10 a un 15 por ciento más porque evita que nos sintamos cansados.

La cafeína causa la presión sanguínea alta: Es falso y algunas investigaciones reportan que la cafeína no nos pone en riesgo de hipertensión, aunque algo más que no se conoce, que está en las sodas azucaradas y de cola si lo hace. Sin embargo, si ya se tiene la presión alta se debe evitar el consumo excesivo porque puede aumentar una condición ya existente.

La cafeína lleva a pérdida ósea: Es falso. Hay evidencia de que el calcio se pierde a través de la orina, e incrementando la cantidad de orina que producimos, se van disminuyendo las cantidades de calcio en nuestro cuerpo. Sin embargo, el efecto no se puede medir. Un bebedor de café puede perder unos cuantos miligramos de calcio, pero si pone una gota de leche en él ya los habrá recuperado.

Se puede tener una sobredosis de cafeína: Es cierto, pero los casos documentados son de personas que intencionalmente han tenido esa sobredosis con pastillas de alta concentración de cafeína. Para tener una sobredosis tendrías que tomarte docenas de tazas de café, o cientos de latas de soda o miles de tazas de té al mismo tiempo. Y además, el exceso de agua sería el que te mataría antes que la cafeína.

La cafeína es adictiva: Es cierto. Se desarrolla tolerancia hacia la cafeína con el tiempo y cuando no se consume tu cuerpo, esperando su dosis diaria, reacciona con dolores de cabeza e irratibilidad. La mayor cantidad de cafeína que se consuma, peor serán los síntomas al no consumirla.

Si bebo té después de la cena, no podré dormir: Es falso porque el té tiene tan poca cafeína que el único efecto que podría tener es el relajante. Pero no se deben consumir bebidas con mayor cantidad de cafeína, porque para un adulto toma de cuatro a seis horas para metabolizar este ingrediente.

Esperamos que te hayan sido se utilidad estos conocimientos sobre la cafeína.

NOTA: Este post ha sido editado para mejorar la calidad de su contenido….