Reducir las comidas saladas

Incluso si se evitan las bombas de sal como las patatas fritas, la comida rápida, las sopas enlatadas y las nueces saladas, todavía podrías estar nadando en sodio. Una gran parte de la población come más del doble de los 2.400 miligramos de sal recomendados al día.

Comida salada

La sal de mesa lleva el nombre químico de cloruro de sodio. El sodio, es un compuesto indispensable para las células del cuerpo del ser humano. Sin embargo, debe consumirse con moderación porque comerla en exceso favorece el desarrollo de hipertensión arterial y retención de líquidos, en algunas personas predispuestas.

Por otra parte, se debe destacar, que en el caso de individuos con diabetes tipo 2, es más importante reducir de peso para controlar la hipertensión arterial que restringir de manera rigurosa la ingestión de sal.

No ponga salero en la mesa y cocine sus alimentos con la menor cantidad posible
Si existe algún problema renal u otra enfermedad en la que se debe controlar estrictamente la ingestión de sal, se debe conocer cuales alimentos tienen alto contenido en sodio.

Alimentos con alto contenido de sal

  • Las comidas «saludables»: Muchas veces estas comidas compradas en los supermercados y restaurantes, agregan sal para reemplazar el sabor que no tienen los alimentos bajos en calorías. Incluso el queso fresco muchas veces tiene más de 900 miligramos.
  • El queso parmesano puede aportar cerca de 1.600 miligramos de sal una sola porción, mientras que el queso fundido puede tener ochocientos miligramos de sal por porción. Y el suizo es el que tiene más baja la sal, con sólo cincuenta miligramos.
  • Vegetales enlatados: ¿Quién creería que comer vegetales nos podría hacer daño? Pues la sal usualmente es utilizada como preservativo en los productos enlatados y los guisantes verdes pueden contener más de 400 miligramos por cada media taza. Así que si necesitas vegetales que se mantengan frescos por un largo tiempo, prefiere los congelados.

Una vez hayas disminuido un poco de estas fuentes de sodio, debes aprender a amar las comidas bajas en sal. Le puede tomar a tu paladar cerca de dos semanas el ajustarse y después ya no se nota la diferencia. Para compensar la falta de sal, encuentra el sabor en otro lugar, en especial, en las hierbas y los condimentos.

Sólo un 20% del consumo de sal viene de aquella que pones en tu comida en el último minuto, por lo que es importante dejar de consumir un poco de los productos que vienen altos en sal.

NOTA: Este post ha sido editado para mejorar la calidad de su contenido….