Tratamientos homeopáticos para los síntomas renales

La homeopatía ha confirmado su efectividad en patologías crónicas renales, infecciones urinarias, cólicos nefríticos de repetición y en el paciente renal crónico.


La homeopatía además está aconsejada para todas aquellas personas que a causa de su deterioro de la función renal, no filtran bien y no pueden ingerir ciertos fármacos como antigripales, antiinflamatorios o analgésicos.

Los productos homeopáticos no crean afectaciones ni tampoco efectos secundarios, más de dos millones de personas. En España padecen insuficiencia renal crónica y más de un 20% tienen posibilidades de desarrollar un episodio coronario, ya que también padecen hipertensión arterial, diabetes.

Una solución para cada dolencia

En los casos de infección de orina se recomienda la sepia. Para cólicos nefríticos de repetición el producto estrella es la calcárea carbónica, que también actúa para evitar recaídas. La homeopatía es empleada como método preventivo, una de sus ventajas es la de fortalecer el organismo atacando el problema a fondo.

Una medicina sin contraindicaciones

La homeopatía es suministrada al mismo tiempo que la medicación convencional, debido a que no existen incompatibilidades en los dos campos. El paciente renal es un paciente de alto riesgo cardiovascular. Si se ingieren las medicaciones homeopáticas usted puede estar tranquilo y seguro de que no se producirá ninguna interacción. También pueden verse beneficiados de la homeopatía los pacientes en diálisis, pero siempre deben estar bajo el control del médico a cargo.

NOTA: Este post ha sido editado para mejorar la calidad de su contenido….