El abuso de los medicamentos de venta libre

Quizás muchos no sepan que los analgésicos son los medicamentos de mayor consumo por la población mundial, ya sea por prescripción médica o adquiridos por cuenta propia. Las estadísticas a nivel mundial coinciden en un dato de suma importancia: entre el 50 y el 95 por ciento de quienes ingieren analgésicos lo hacen sin que haya sido indicado por un médico.

Un poderoso factor que contribuye a este peligroso hábito mundial es que la mayoría de estos medicamentos son de venta libre. El problema reside en que para muchos “venta libre” significa que son inofensivos y se pueden consumir sin regulación médica.

La Organización Mundial de la Salud define “el abuso de analgésicos como el consumo de los mismos independientemente de una necesidad médica o en cantidades innecesarias”.

Según sus parámetros, está cometiendo un abuso de estas sustancias quien toma analgésicos  simples como las aspirinas, el paracetamol o sus equivalentes en dosis mayores a un gramo diario, cinco o más veces a la semana. También incluyen en la lista de riesgo a quienes consumen más de tres comprimidos al día analgésicos combinados (con codeína, barbitúricos o cafeína), durante tres días a la semana o más, y a quienes ingieren analgésicos que contengan ergotamina (muy usada para los dolores de cabeza) en una dosis de un miligramo, más de dos días a la semana.

Además, paradójicamente, consumir muchos analgésicos para combatir los dolores de cabeza puede terminar generando molestias más frecuentes e intensas, lo que termina derivando en un círculo vicioso de mayores dolores y mayor consumo.

Por lo tanto, lo más importante es recordar que el dolor es un síntoma, por lo cual resulta imperioso buscar y eliminar la causa que lo produzca. Para decidir cuál analgésico es la mejor opción se debe tener en cuenta su efectividad, su seguridad y que esté indicado por un médico.

NOTA: Este post ha sido editado para mejorar la calidad de su contenido….