Consejos alimentarios para prevenir la congestión nasal

naranjas

Las congestiones nasales se producen por, una irritación de las mismas, con producción masiva de secreción mucosas que tapona y obstruye toda la nariz.

Muchas personas piensan que una nariz se congestiona (se tapa) debido al exceso de moco espeso. Sin embargo, en la mayoría de los casos, la nariz se congestiona cuando los tejidos que la recubren se inflaman debido a la inflamación de los vasos sanguíneos.

Los recién nacidos tienen que respirar a través de la nariz. La congestión nasal en un bebé en los primeros meses de vida puede interferir con la lactancia y, en raras ocasiones, puede causar problemas respiratorios serios. La congestión nasal en niños mayores y adolescentes generalmente no es más que una molestia, pero puede causar otras dificultades como la congestión nasal  que puede interferir con los oídos, la audición y el desarrollo del habla. La congestión significativa puede interferir con el sueño.

Este tipo de problematica se produce cuando por causas de tipo infecciosas (virus) o agentes irritantes (humo, gases fuertes, frío etc.) las numerosas venas de pequeño tamaño  que hay en nuestras fosas nasales se dilatan y con ello liberan grandes cantidades de líquido que aumentan la producción de moco. Si no tenemos los debidos cuidados, estos pueden provocar grandes infecciones y difundirse a la laringe, faringe, o los pulmones.

Remedios naturales para combatir la congestión nasal

Para aliviar sus síntomas le sugerimos utilizar una cucharadita de sal hervida con un vaso de agua, luego de realizado esto, introduce un algodón o gasa estéril hasta que este muy humedo, aplicándolo en cada una de las fosas nasales e inspire para que esta solución limpie los conductos. Por otra parte podría utilizar ajo, triturado, envuelto en una gasa, que deberá acercar a la nariz y aspirar al menos unos 5 minutos, para notar como se abren las fosas nasales. Suelen ser muy buenos los baños de vapor, y si es posible utilizando mentol, que provoca un alivio casi instantáneo, al momento de sentir que no podemos respirar.

Tratamientos

Los medicamentos no son la única forma de aliviar una congestión nasal o una rinorrea. A menudo, las soluciones más suaves son mejores. Ensaye con estas medidas para lograr que el moco sea menos espeso, lo cual le puede ayudar a respirar más fácilmente y hacer que las secreciones nasales regresen a la normalidad:

  • Utilice aerosoles nasales suaves con solución salina.
  • Incremente la humedad en el aire con un vaporizador o un humidificador.
  • Consuma líquidos adicionales. El té, el caldo o un consomé de pollo caliente pueden ser de especial ayuda.

En cuanto a los alimentos que previenen este tipo de síntomas, no debemos olvidar todos los ricos en vitamina C, como los cítricos, naranja, limón, pomelo, fresas, kiwi, entre otros. Ante la menor duda consulte con su médico.

Foto: Raúl Hernández González