Consecuencias emocionales de un embarazo ectópico

El embarazo ectópico es un trastorno que ocurre en uno de cada 100 embarazos y, si bien puede tener consecuencias graves para la salud, en la mayoría de las oportunidades es tratado con éxito.

Esto se produce cuando el óvulo fertilizado se implanta fuera de la cavidad uterina, lo cual puede ser causado por algún daño presente en las trompas de Falopio.

A pesar de que en algunos casos el embrión ectópico muere rápidamente y es absorbido antes de que falte el periodo o después de pequeños síntomas o indicios de dolor y hemorragia, en otras ocasiones es necesario el diagnóstico y el correcto tratamiento médico que en todos los casos significa la pérdida del embrión

Según el tratamiento por el que haya tenido que pasar, la mujer puede sufrir la pérdida de una de sus trompas, por lo que sus posibilidades de concebir se verán reducidas a la mitad, al mismo tiempo que corre un mayor riesgo de otro embarazo ectópico.

Cuando una mujer sexualmente activa ha pasado por esta experiencia no sólo debe tener un control físico y médico regular, a fin de garantizar su salud, sino que además debe buscar un apoyo psicológico y emocional si así lo necesitara.

El embarazo ectópico puede ser una experiencia devastadora que requiera una recuperación física y emocional que incluye la toma de conciencia respecto a la pérdida del bebé y a menudo la pérdida de parte de su fertilidad.

El final de un embarazo también provoca alteraciones hormonales, que pueden provocarle un sentimiento de vulnerabilidad que en casos puntuales conduce a la depresión.

La mayoría de los especialistas recomienda esperar al menos tres meses para intentar la búsqueda de un nuevo embarazo. Lo importante es contar con apoyo profesional y familiar para sobrellevar esta situación y poder proyectar el futuro, teniendo en cuenta que existen muchas posibilidades de tener un embarazo normal y sano.

NOTA: Este post ha sido editado para mejorar la calidad de su contenido….