Fitoterapia para combatir el tabaquismo

Desde la fitoterapia, que es una medicina alternativa que utiliza plantas que curan el organismo, existen plantas que pueden ayudarnos a dejar el mal hábito de fumar.

tabaquismo

Los beneficios indudables de esta decisión vienen acompañados de algunos inconvenientes, derivados básicamente del síndrome de abstinencia que padece al principio todo fumador que deja de serlo. El estrés, la ansiedad y la irritabilidad que provoca la abstinencia son inevitables, pero pueden minimizarse.

Siempre hay que tener en cuenta que estos aspectos, aunque indudablemente incómodos, tienen un peso escaso al lado de las enormes ventajas que se van a obtener en términos de salud y bienestar. Los tres primeros días son los más críticos; a partir del quinto veremos que las ganas de fumar disminuyen y las energías se renuevan. Notaremos cómo ya prescindimos del tabaco en muchos momentos.

La fitoterapia holística es una de las alternativas a las que se puede recurrir para hacer menos duro el proceso. Podemos encontrar extractos de plantas medicinales en forma de cápsulas, tabletas, tisanas, etc. Sea cual sea su presentación, son suplementos muy valiosos para ayudarnos a conseguir los principios activos que nuestro organismo requiere en la adaptación a su nueva situación de ex-fumador.

Plantas que nos ayudan a dejar el tabaco

  • Valeriana: Gracias a sus propiedades sedantes ayuda a disminuir la irritabilidad del fumador y le permite dormir mejor, de debe consumir en infusiones antes de acostarse.
  • Ácoro: Esta planta hace que el humo del tabaco resulte poco agradable, masticar la raíz de ácoro seca  ayudará a combatir este hábito tan dañino.
  • Ajo: Tiene capacidad antibiótica, frente a las infecciones producidas por los hongos y bacterias que frecuentemente padecen los fumadores, consumirlo crudo o en las comidas.
  • Menta: Preparar una tisana de menta y beberla cada vez que aparezcan las ganas de fumar.
  • Regaliz: Es ideal succionar un trozo de su raíz, cuando aparece el deseo de fumar, no solamente porque sustituye el hábito reflejo del cigarrillo, sino porque esta planta contiene principios que ayudan a desintoxicar el organismo y hacen que el sabor del tabaco resulte desagradable.

En caso de los períodos de abstinencia se recomienda:

  • Girasol: Comer semillas crudas detienen la necesidad compulsiva de fumar, que la persona experimenta durante el síndrome de abstinencia.
  • Manzanilla: Puede utilizarse para  tratar vómitos que suelen aparecer cuando se deja de fumar, se puede beber en infusión dos veces al día.

Los beneficios de dejar de fumar son múltiples, además de aumentar la esperanza de vida y de reducir el riesgo de enfermedades graves como la EPOC, trastornos coronarios o cáncer de pulmón, la persona que deje el tabaco recuperará el gusto y el olfato, dormirá mejor y se sentirá menos cansada. Consulte su medico de confianza.

Nota: Este post ha sido editado para mejorar la calidad de su contenido…