Explicación de algunos dolores abdominales

Dolores abdominales

Muchas veces sentimos dolor o malestar en el estómago o en la zona baja del abdomen y lo dejamos de lado sin darle la importancia que se merece. Estos dolores así como pueden ser algo inofensivo pueden ser algo más serio a lo que hay que ponerle atención. Aquí te explico algunas de las dolencias más comunes para reconocer ese dolor que te agobia.

Identifica el tipo de dolor

Reflujo ácido: Es el ácido estomacal fluyendo al revés desde el estómago hasta la garganta y afecta a un veinte por ciento de los adultos por lo menos una vez a la semana. Se siente como un dolor o una quemazón detrás del esternón que algunas veces es peor después de que comes o cuando te acuestas. Si sientes eso sólo unas pocas veces al año, lo puedes tratar con antiácidos líquidos o en pastillas, si lo sufres algunas veces a la semana es mejor que consultes al médico para que te prescriba algunas medicinas que reduzcan la producción de ácido.

Apendicitis: Es la inflamación del apéndice que es un saco pequeño del tamaño de un dedo que está unido al colon. Cerca de un diez por ciento de la gente tiene problema con él en algún momento de la vida. Se siente como una incomodidad alrededor del ombligo que se mueve hacia la parte baja derecha del abdomen. A medida que el tiempo pasa se vuelve más doloroso y al caminar se siente peor. Lo que debes hacer en este caso es ir de urgencia a un hospital porque requiere cirugía de urgencia.

Cálculos biliares: Son pequeñas piedras que van del tamaño de una arveja al de una pelota de golf dentro de la vesícula biliar, un saco conectado al hígado y al intestino delgado. Estas están hechas de colesterol y bilis endurecidos que se producen por una dieta alta en grasas o por una vesícula que no se desocupa adecuadamente.

Las mujeres son más propensas que los hombres a tenerlas, ya que más de veinte por ciento las tienen algunas vez en la vida. Se sienten como un dolor agudo en la parte media alta del abdomen hacia el lado derecho, debajo de las costillas y que empeora después de comer. Si el dolor no se va en unas horas o si tienes fiebre o vómito, debes ir al doctor. Él puede diagnosticar estas piedras con una ecografía o un ultrasonido y podrías necesitar cirugía para remover la vesícula.

Síndrome del Colón irritable: Es un fallo en los nervios que controlan el intestino y es experimentado por el veinte por ciento de los adultos. Algunos síntomas pueden ser náuseas, inflamación del abdomen, diarrea o constipación y calambres en la parte baja del abdomen. Estos síntomas disminuyen cuando los intestinos se mueven. Para mejorarlo se debe ir al doctor, quien prescribirá una droga antiespasmódica para regular los dolores y los movimientos.

Úlcera: Es una llaga en el revestimiento del estómago y el diez por ciento de la población la sufrirá en algún momento de sus vidas. Se siente como un dolor que quema en el estómago que viene y va, pero que se siente peor cuando tienes hambre. Para mejorarla debes parar cualquier droga como la aspirina y el ibuprofeno, porque esas afectan directamente el revestimiento del estómago. Ve a donde el doctor quien puede darte antibióticos para acabar con alguna bacteria que cause la úlcera o hasta puedes necesitar cirugía.

Algunas veces, el dolor abdominal puede deberse a un problema en alguna otra parte en el cuerpo, como el tórax o el área pélvica, no logras identificar de donde proviene tu dolor, te recomendamos que visites un especialista.

Foto: Robert McDon.