Porque nos agobia la jornada laboral

mujer trabajando

Algunos estudios recientemente publicados, han dejado demostrado que aquellas personas de edad media, que trabajan el día de hoy, podrían desarrollar diabetes, sobre todo en aquellos que padecían agotamiento como consecuencia de largar jornadas laborales de trabajo.

Con esto anterior queda completamente comprobado que uno de los desencadenantes de este tipo de enfermedades es el factor estrés, que aumenta significativamente el riesgo de padecer esta patología. Las personas que padecen de cansancio laboral tiene mucho más que el resto a acumular grasa en la cintura, que es un factor de riesgo potencial para el desarrollo de esta enfermedad.

si a esto le sumamos, que al tener largas jornadas laborales, deja muy poco tiempo para realizar algún tipo de deporte o actividad física en general, la suma del estrés con la vida sedentaria da como resultado, la alta incidencia de desarrollar diabetes de tipo 2, como hoy se está dando en toda la población mundial.

Debemos tomar conciencia de est0 que está sucediendo, dándonos tiempo para nosotros, saliendo a caminar aunque sea 30 minutos diarios, o cada vez que en nuestro trabajo se pueda, tomarnos descansos pequeños para no elevar los niveles estresantes que tanto daño le hacen al organismo y sumados a la falta de tiempo, nos pueden hacer desarrollar esta enfermedad.

Consejos para mantener la motivación en tu jornada laboral

Empieza por lo mas dificil: Cuando te demuestras a ti mismo que has abordado sin dilaciones tus mayores y más difíciles responsabilidades, tu credibilidad y sentido de capacidad se elevan hasta la máxima potencia.

Cuidado con el perfeccionismo: Normalmente, nuestra obsesión por mejorar “un poco más” un trabajo realizado atiende más a nuestra propia inseguridad personal que a verdaderos criterios de calidad. Si analizas el asunto racionalmente, esa pequeña mejora de un trabajo ya bien hecho de por sí no compensa el esfuerzo y tiempo que empleas en revisar y rehacer lo ya acabado.

Ve paso a paso: Debes aprender a visualizar el final del proyecto, como una meta que te mantenga en perspectiva, pero debes adquirir el hábito de dividir el proyecto en pasos o fases y dedicarte a cada una de ellas como si fuera un proyecto relativamente independiente.

No te postergues: Necesitas ser consciente de cuáles son los motivos internos que te mueven a dejar aquello que tienes que hacer para otro momento. Para esto debes analizar qué es lo que te mueve a la hora de priorizar unas cosas sobre otras.

Ten un sentido de urgencia: Planifica, en la medida de lo posible, una agenda equilibrada en cuanto a fechas. Lo ideal es que te pongas tú mismo una fecha de finalización de cada proyecto con tiempo suficiente sobre la fecha final de entrega y “presionarte” para acabarla en tu propia fecha. Este modo de crearte urgencia te aportará una dosis de motivación y concentración extra.

Puedes controlar el agobiarte en el trabajo siguiendo estos consejos, recuerda que con calma lograras motivarte pero no lo lleves al exceso porque puedes estresarte.

Foto: cupcakes2


Warning: A non-numeric value encountered in /home/katxumoto/saluddiaria.com/wp-content/themes/Newspapernew/includes/wp_booster/td_block.php on line 326