Astenia primaveral y sus síntomas

Gracias a la primavera el frío queda atrás, los días se alargan y el tiempo nos invita a salir a la calle, pero el cansancio o la falta de energía, muchas veces pueden hacernos perder el interés y provocar que no tengamos deseos de hacer algunas actividades que implican un gran esfuerzo, que en otra época del año no implican ningún desgaste físico.

Su nombre conocido como astenia primaveral y está originada por una merma de las betaendorfinas en el plasma, sustancias responsables de regular el sistema bienestar/malestar y como se modifican causa una sensación de decaimiento y agotamiento.

¿Cuántos tipos de astenia primaveral existen:

  • Origen físico, que se suele presentar por medio del cansancio y debilitamiento corporal.
  • Origen nervioso, está señalada porque la persona tiene un cansancio especial a la hora de hacer alguna actividad mental.

¿Cuáles son los síntomas de la astenia primaveral?

La astenia primaveral aflige a una de cada diez personas y presentan tristeza inexplicable, irritabilidad, falta de apetito, cierta pérdida de memoria, tensión arterial baja, poca energía, falta de interés sexual, dolor de cabeza y malestar general, debilidad muscular para hacer cualquier esfuerzo y cansancio.

¿Cómo se puede contrarrestar los síntomas de la astenia primaveral?

Es preciso dormir las horas que sean necesarias, hacer ejercicios relajantes, y contar con una dieta rica en alimentos energéticos: como los dátiles, frutos secos, plátanos, legumbres, pasta y chocolate.

Otros complementos vitamínicos que ayudan a contrarrestar la astenia primaveral, son la jalea real para animar, el polen, debido a que cuenta con propiedades vigorizantes, levadura de cerveza que contiene vitaminas del grupo B y oligoelementos (cobre, fósforo, hierro y manganeso).

NOTA: Este post ha sido editado para mejorar la calidad de su contenido….