Quemaduras solares, prevención, síntomas y tratamientos

La quemadura solar se presenta cuando el grado de exposición sobrepasa la capacidad de la melanina que protege la piel, esta tolerancia mayor o menor sin tener lesiones puede variar de una raza a otra y también de una persona a otra, pero es mayor en las personas de tez oscura e inferior en las de piel más claras.

La melanina es el protector natural de la piel. La melanina es el pigmento que cuida la piel de las radiaciones ultravioleta del sol. Es originada por los melanocitos y su síntesis es animada por la exposición directa de la piel al sol. La capacidad de generar melanina es la causante de la sensibilidad a padecer quemaduras solares.

¿Cuales son los síntomas de las quemaduras solares?

La quemadura solar no se presenta inmediatamente, se manifiesta a las pocas horas, cuyos síntomas son el enrojecimiento de la piel y el dolor, que se agrava entre 6 y 48 horas luego de la exposición al sol.

En aquellas quemaduras más serias se presentan ampollas y puede existir inflamación de la piel, especialmente en las extremidades inferiores, y también puede presentarse fiebre. La descamación de la piel muerta empieza 3-8 días luego de la exposición.

¿Cual es la prevención para las quemaduras solares?

Las quemaduras solares pueden crearse en cualquier época del año, en los meses de verano la radiación solar es mayor, pero en primavera el sol empieza a calentar mucho y una exposición prolongada puede provocar quemaduras graves.

En los meses de invierno, la práctica de los deportes de nieve a altas altitudes causa lesiones dérmicas si no se tiene la protección correcta, al ser menor el grosor de la atmósfera protectora.

Es aconsejable protegerse con ropas ligeras, de colores claros, que reflejan mucho mejor el sol, cubrirse la cabeza con un sombrero, proteger los ojos con gafas de sol homologadas que reflejan los rayos ultravioleta. Comprar las gafas en una óptica y déjese asesorar por los profesionales.

Si desea tomar el sol, las primeras sesiones deben ser de poca duración, entre 10-15 minutos e ir extendiendo el tiempo de exposición a medida que la piel se va bronceando.

Tomar el sol en las primeras horas o al atardecer, evitar siempre las horas centrales del día, entre las 11 y las 4 de la tarde y aplicar cremas protectoras solares antes y después de un baño.

Existen protectores solares que cuidan la piel de los rayos ultravioleta A (rayos UVA), de longitud de onda más larga, y ultravioleta B (rayos UVB), de menor longitud de onda y más perjudiciales. Los dos son los responsables de las quemaduras solares. Es aconsejable usar protectores solares de FPS 30 o superior.

¿Qué tratamiento se debe seguir ante una quemadura solar?

El tratamiento de la quemadura solar disminuye los efectos del calor sobre la piel, ayuda a aliviar el dolor y a prevenir las infecciones. En los casos más graves es preciso la atención médica.

Pero existen algunas pautas a seguir en caso de quemaduras solares:

  • Higienizar la superficie afectada con una ducha fría o un baño o aplicar compresas frías y húmedas sobre la superficie afectada.
  • Si no existen ampollas, pueden aplicar lociones específicas contra las quemaduras, dosificando luego de enfriar la piel afectada, nunca antes.
  • Suministrar analgésicos, como el ibuprofeno o la aspirina, para eliminar el dolor, excepto en niños con un cuadro febril.
  • No exponer la piel dañada al sol hasta que este totalmente curada.
  • La piel debe estar al aire libre para que cure mas rápidamente. Si existen ampollas deben aplicarse compresas secas para evitar posibles infecciones.

NOTA: Este post ha sido editado para mejorar la calidad de su contenido….