La varicela durante el embarazo

La varicela es una infección que durante la gestación puede causar complicaciones serias en la madre como así también en el recién nacido.

Si bien existe una vacuna, está contraindicada durante la gestación y debe aplicarse por lo menos un mes antes comenzar el embarazo.

La varicela es una infección típica de la infancia, muy contagiosa y que causa inmunidad de por vida. Se piensa que menos del 10% de las personas llegan a la edad adulta sin haberla sufrido.

Su evolución es benigna y los adultos, los bebés, las embarazadas y las personas con el sistema inmune debilitado, ya sea por enfermedades o medicamentos tienen más riesgo de presentar complicaciones.

La varicela puede entorpecer el desarrollo normal del embarazo, siendo un riesgo de complicaciones para la embarazada y el recién nacido. En las primeras 20 semanas de la gestación cuenta con un riesgo del 1 al 2% de que se presenten malformaciones congénitas, y en el periparto (cinco días antes y dos después del parto) es responsable de un cuadro de varicela grave en el recién nacido, si no es tratado a tiempo.

Cuando una mujer embarazada esta en contacto con una persona que tiene varicela se debe establecer su estado inmunitario frente a esta infección. Las embarazadas susceptibles, en la primera mitad del embarazo, y los recién nacidos cuyas madres hayan sufrido varicela en el periparto, deben recibir gammaglobulina endovenosa dentro de los primeros días del contacto para evitar la enfermedad.

Si vive con alguien con posibilidades de contraerla, esa persona también debe vacunarse, y tan pronto como dé a luz al bebé. Esta vacuna es muy segura aún para las madres que amamantan a sus bebés.

Si está embarazada y ha tenido contacto con una persona que sufre varicela y no sabe si la tuvo, debe visitar a su médico, ya que muchas de las medidas preventivas son efectivas solamente si se aplican a tiempo.

NOTA: Este post ha sido editado para mejorar la calidad de su contenido…