Los niños y las bebidas azucaradas

coca cola

Como madres sabemos que nuestros hijos prefieren todo aquello que sea dulce, sobre todo si de golosinas y bebidas se trata, pero ¿Estamos realmente conscientes de que en exceso pueden causarles daño?.

Investigaciones realizadas revelaron que un niño que consume al menos un vaso de bebidas azucaradas(gaseosas, refrescos, y jugos de frutas concentradas) Tienen más posibilidades de desarrollar sobrepeso y obesidad que aquellos que consumen la mitad, o no consumen de las mismas. Este estudio concluyo, luego de un constante seguimiento:

  • Aquellos niños que consumen gaseosas a diario poseen un nivel alimentario de nutrientes muy pobre y poco nutritivo.
  • Aquellos niños que consumen bebidas azucaradas consumen menos cantidad de leche, ya que generalmente los niños las consideran iguales por lo que hacen de preferencia a la incorrecta bebida azucarada, en lugar de prevalecer la ingesta de lácteos.

Como padres debemos supervisar que cosas son las que ingieren nuestros hijos, controlar el consumo de estas bebidas azucaradas, y el exceso de consumo de golosinas, sobre todo en los más pequeñitos.

¿Qué están bebiendo los niños y jóvenes?

  • Una porción de 8 onzas de una bebida a base de fruta regular tiene 110 calorías y 7 cucharaditas de azúcar – la misma cantidad encontrada en una porción de 8 onzas de una gaseosa regular o bebida energética. Una lata de gaseosa de 12 onzas típicamente contiene 10.5 cucharaditas de azúcar.
  • Los tés helados regulares, las bebidas deportivas y las aguas saborizadas típicamente contienen de 3 a 5 cucharaditas de azúcar en cada porción de 8 onzas.
  • Más de la mitad de las bebidas azucaradas y bebidas energéticas promocionan ingredientes beneficiosos en sus empaques, y un 64 por ciento afirman que sus ingredientes son “100% naturales” o “verdaderos”. Por ejemplo, el Cherry 7 Up Antioxidant subraya que es “bajo en sodio” y las etiquetas de los refrescos en polvo Kool-Aid promueven que tienen “25% menos calorías que la bebida líder”.

Las bebidas azucaradas son los principales responsables de un mayor consumo calórico en los niños que las consumen en comparación con los menores que no lo hacen. Además, la ingesta de estas bebidas también se asocia con un mayor consumo de alimentos poco saludables, según las conclusiones de un estudio del Departamento de Nutrición de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill (Estados Unidos), publicadas en ‘American Journal of Preventive Medicine’.

También debemos asegurarnos de que consuman al día 3 porciones de lácteos(leche, yogurt o quesos) que les asegure el calcio suficiente para el desarrollo correcto de sus dientes y huesos. Y recordar sobre todas las cosas, que educando a los niños y enseñándoles a alimentarse correctamente, estamos previniendo jóvenes y adultos enfermos de obesidad.

Foto: Gracias a shinealight