Sobrepeso en niños menores

Paradojicamente mientras miles de niños se mueren en el mundo por desnutrición, hay una gran franja que padece de obesidad, o sobrepeso, y no justamente porque coman en exceso sino porque hay una tendencia a la mala alimentación.

obesidad-infantil

Estudios recientes comprobaron que los niños con sobrepeso tienen más posibilidades de padecer estados de depresión y ansiedad con el correr de los años, sobre todo cuando comienzan la edad escolar. Niños entre 2 y 12 años dejaron revelado, que aquellos que padecen de obesidad y sobrepeso, suelen tener más dificultades para integrarse con el resto de sus pares a medida que pasan los días en la escuela primaria. Esta situación los hace más introvertidos, ansiosos, tímidos y depresivos.

La mala imagen que sufre un niño obeso de sí mismo y la sensación de aislamiento por parte del resto, serían disparadores directos y principales de los síntomas de depresión y ansiedad que no colabora en nada con este tipo de enfermedades como la obesidad.

Aunque muchos niños con sobrepeso no manifiestan señales de este tipo de afecciones, padres, docentes y médicos debemos estar atentos para ayudarlos de ser necesario.

Los niños que padecen depresión infantil suelen padecer los siguientes síntomas.

  • Modificación en el patrón de horas de descanso.
  • desgano constante y abandono de sus actividades cotidianas.
  • cambios de humor, y mucha irritabilidad.

Consejos para evitar el sobrepeso en los niños

  • No usar la comida como premio o castigo: «Si te portas bien, te daré helado de postre». Podrá tomar este alimento de vez en cuando, no hay que prohibirle tomar ningún alimento, y con moderación.
  • De beber, darle solo agua, nunca refrescos ni zumos que llevan una cantidad exagerada de azúcar.
  • Evitar las chucherías y los aperitivos, que tienen muchas calorías y poco o ningún valor nutritivo.
  • También hay que evitar los postres comerciales: flan, pastel, lácteos… El postre ideal es la fruta.
  • No abusar de fritos, salsas, hamburguesas, que tienen un alto valor calórico.
  • Recordar que los alimentos light o sin azúcar también pueden tener bastantes calorías.
  • Reducir o evitar el consumo de azúcar y de sal. Es mejor darle yogur natural con 5 g de azúcar que yogur azucarado, de frutas o de sabores, que llevan 10 g de azúcar.
  • Seguir dándole el pecho, si todavía lo toma.
  • Procurar que haga ejercicio todos los días al aire libre.

Un niño gordito será un adulto gordo si no se toman medidas. No se trata de ponerle a dieta desde el primer año, sino de inculcarle hábitos sanos de alimentación. De esta forma el pequeño se aprenderá a llevar una dieta equilibrada. De nosotros depende criar niños sanos para un futuro mejor.

Nota: Este post ha sido editado para mejorar la calidad de su contenido…

Foto: joaquim munte