Ejercicio aeróbico para prevenir las migrañas

La práctica regular de ejercicio aeróbico trabaja como la relajación o la terapia con el antiepiléptico topiramato en la prevención de las migrañas.

Este enfoque sería una alternativa como tratamiento profiláctico de la migraña en pacientes que no responden o que rechazan la medicación diaria.

Un estudio trabajó con un grupo de participantes indicándoles una de tres terapias durante tres meses: ejercicio aeróbico en una bicicleta fija (40 minutos tres veces por semana), terapia de relajación, o dosis diarias de topiramato (no más de 200 miligramos por día).

Las 91 participantes eran pacientes de una sola clínica especializada en dolor de cabeza, contaban entre 18 y 65 años, diagnóstico neurológico de migraña con o sin aura, padecían entre dos y ocho ataques por mes, y habían tenido migraña durante al menos un año antes del inicio del estudio.

La disminución promedio de los ataques durante el último mes de tratamiento (la variable primaria de eficacia) no se vio alterada en forma significativa entre los tres grupos: 0,93 en el grupo tratado con ejercicio; 0,83 en la cohorte tratada con relajación y 0,97 en las usuarias de topiramato.

Las diferencias pequeñas entre los grupos la sorprendieron, el único parámetro en el que el topiramato tuvo un desempeño mejor que el ejercicio y la relajación fue la disminución de la intensidad del dolor, las opciones no farmacológicas no tuvieron efectos adversos y el ejercicio incrementó la recaptación de oxígeno, algo que es muy positivo.

Ocho usuarias de topiramato (el 33 por ciento) indicaron efectos secundarios. Tres voluntarias del fármaco abandonaron el estudio por ese motivo. Los efectos adversos más comunes fueron parestesia (cinco mujeres), fatiga (tres mujeres), depresión (tres mujeres), vértigo (dos mujeres) y constipación (dos mujeres).

Una voluntaria informó dolor de cabeza, temblor, molestias musculares, cambio del humor, náuseas, sequedad ocular, epistaxis, sequedad bucal, incontinencia urinaria, amnesia, trastornos cognitivos, diarrea y dolor torácico de origen musculo esquelético.

La paciente tuvo otros síntomas, pero ninguno grave, el descubrimiento de que el ejercicio no es inferior que el topiramato tiene mucho valor porque los pacientes piden opciones no farmacológicas para tratar la migraña.

Se precisan mas estudios para comprobar estos resultados y obtener evidencia de la efectividad del ejercicio contra la migraña, pero estos resultados son muy alentadores.

NOTA: Este post ha sido editado para mejorar la calidad de su contenido….