Las embarazadas deben dejar de fumar antes de la semana quince

Cigarrillo

Las mujeres embarazadas que dejan de fumar antes de la semana número quince del estado reducen el riesgo de los nacimientos prematuros y de tener bebés de talla baja, que las que siguen fumando durante todo su embarazo, según afirma un nuevo estudio.

Estudios lo confirman

Se sabe que fumar durante el embarazo incrementa el riesgo de tener abortos, embarazos ectópicos, nacimientos prematuros, bebés de baja talla, nacimientos de niños muertos y muerte en los recién nacidos. Pero hasta el momento no se había determinado si dejar de fumar en los primeros meses del embarazo podía reducir los nacimientos prematuros y los bebés pequeños.

Las mujeres embarazadas que fuman deben ser apoyadas y asistidas para que dejen ese hábito durante el embarazo, según dicen los expertos de la Universidad de Auckland en Nueva Zelanda. Las mujeres que no hayan dejado de fumar en las primeras quince semanas tienen más oportunidades de dar a luz prematuramente y el doble de chances de tener bebés más pequeños.

Entre las mujeres que participaron en el estudio se descubrió que no había diferencia en la tasa de parto prematuro espontáneo entre mujeres que no fumaban y las que dejaron de fumar en la semana quince, lo mismo con la tasa de bebés de pequeño tamaño. Allí también se vio que las mujeres que dejaron de fumar no vivían más estresadas que aquellas que siguieron fumando durante el embarazo.

10 consejos para dejar el tabaco antes del parto

  1. Busca apoyo. Tendrás en el médico o en el obstetra a un aliado que puede hacerte las cosas más fáciles. Cuenta a tu pareja, tus amigos y tus compañeros de trabajo que vas a dejarlo.
  2. Márcate un día para dejarlo. Cuanto antes, mejor para el bebé. Intenta estar muy ocupada los primeros días: te resultará más fácil no pensar en el tabaco. Quita de tu vista todos los objetos relacionados con el tabaco (mecheros, cerillas, ceniceros…), tanto en la oficina como en casa.
  3. Juégatelo todo a una carta. Es más difícil fumar poco que dejar de fumar del todo. Por eso es mejor dejarlo del todo de golpe.
  4. Piensa en positivo. Tienes que saber que la necesidad más imperiosa de fumar la dejarás de sentir cuando pasen entre diez y doce días. Y los síntomas del mono son una señal de que el cuerpo se va recuperando del consumo de tabaco. Los primeros días, es normal estar más sensible e irritable y tener problemas de concentración. No pasa nada, estos síntomas desaparecerán.
  5. Intenta modificar tu rutina diaria. Evita el bar de la esquina, donde siempre has comprado tabaco. Pide a los amigos que no fumen delante de ti. Y el cigarrito del café lo puedes sustituir por otro nuevo ritual como por ejemplo, comerte una galleta o tomar, en lugar de café, una infusión nueva.
  6. Prémiate por cada día que no hayas fumado. Te lo mereces, lo estás haciendo muy bien. Date pequeños homenajes. Si ahorras el dinero del tabaco, podrás comprar algunas cosas más para el bebé o para ti.
  7. Bebe mucho y con regularidad. Lo mejor es el agua, el té, alguna infusión o zumos, así no sentirás ganas de comer. La ansiedad lleva a coger un cigarrito.
  8. Procura moverte. El aire fresco y la actividad física tienen un efecto relajante y mejoran el humor.
  9. Acupuntura. Este método tradicional puede reducir el deseo de fumar o incluso provocar un fuerte rechazo del tabaco. Pero sin una voluntad firme de dejarlo, la acupuntura no acaba con el deseo de fumar.
  10. Apoyo psicológico. También es importante cuando nace el niño para reforzar abstinencia y evitar la recaída después de haber logrado lo que parecía tan difícil.

Llevar una vida saludable, pensar en el bebé y descansar. Son consejos válidos para cualquier embarazada, pero aún son más importantes cuando se intenta superar la adicción.

Foto: Saudi…