Descubrimiento y tratamiento de la rinitis alérgica

Para averiguar si tienes rinitis alérgica, tu medico primero va a preguntarte los síntomas y a examinarte. Al saber los síntomas que tienes, cuando los presentas y qué los empeora o mejora puede ayudar al especialista a saber si en realidad tienen alergias u otro problema.

test descubrir  rinitis alergica

Identificando la rinitis

Si tienes síntomas severos podrías necesitar exámenes de alergias para saber a qué le tienes alergia. Una opción es que tu doctor te haga un test en la piel en donde pone una pequeña cantidad de alergeno debajo de la piel para ver lo que causa las reacciones alérgicas. O también exámenes de laboratorio en los que pueden buscar sustancias en la sangre o en otros fluidos que puedan significar que tienes rinitis alérgica.

Si el médico determina que usted no se puede someter a pruebas cutáneas, hay exámenes de sangre especiales que pueden ayudar con el diagnóstico. Estas pruebas pueden medir los niveles de sustancia relacionadas con alergias, especialmente una llamada inmunoglobulina E (IgE).

No existe una cura para la rinitis alérgica, así que lo mejor que puedes hacer es evitar las cosas que causan tu alergia y limpiar tu casa frecuentemente para librarte del polvo, los pelos de los animales o los ácaros. Además puedes tener que quedarte dentro de tu casa cuando el conteo de polen en el exterior sea muy alto.

Tratamiento contra la rinitis

El mejor tratamiento es evitar lo que causa los síntomas de la alergia. Puede ser imposible evitar completamente todos los desencadenantes; sin embargo, con frecuencia, usted puede tomar medidas para reducir la exposición a desencadenantes tales como: el polvo, el moho, el polen. Existen muchos medicamentos disponibles para tratar la rinitis alérgica.

El medicamento que prescriba el médico dependerá del tipo y la gravedad de los síntomas, de la edad y de si usted tiene otras afecciones de salud, como asma. Para la rinitis alérgica leve, un lavado nasal puede ayudar a eliminar el moco de la nariz. Usted puede comprar una solución salina en una farmacia o puede preparar una en casa usando una taza de agua caliente, media cucharadita de sal y una pizca de bicarbonato de soda.

A no ser que tengas otro problema de salud, como el asma, puedes ir a la farmacia a conseguir medicinas para tratar los síntomas. Si tienes otro problema, tienes que hablar primero con tu medico, así como los adultos mayores, los niños y las mujeres que están embarazadas o lactando.