Remedio para blanquear los dientes

Los dientes con manchas y amarillentos son una de las cosas que más daña la autoestima e imagen de las personas y por lo que los dentistas reciben la mayoría de consultas. Desde el café, hasta el vino de todos los colores, pasando por el té, pueden manchar nuestros dientes y arruinar nuestra sonrisa. Para eso te traigo un remedio casero para blanquear los dientes.

remedios caseros blanquear los dientes

El secreto de este método casero de blanqueamiento sin mucho costo es el ácido málico, que funciona como un astringente para remover las decoloraciones de la superficie de los dientes. Combinadas con el bicarbonato de sodio, las fresas se convierten en un limpiador de dientes natural, quitando así las manchas de café, vinos y bebidas gaseosas oscuras.

Cómo funciona

Se necesita una fresa madura y media cucharadita de bicarbonato de sodio. Lo que debemos hacer es aplastar la fresa en su totalidad y luego mezclar esa pulpa con el bicarbonato hasta que forme una pasta. Utiliza un cepillo de dientes suave para poner la mezcla en los dientes y deja actuar por cinco minutos. Luego cepilla tus dientes con el cepillo y crema dental y enjuaga. Este remedio se puede hacer una vez a la semana.

Para una aplicación rápida simplemente se unta la fresa sobre los dientes directamente. Permitiendo a los jugos permear a través de los dientes que quieres blanquear, déjalo durante cinco minutos antes de enjuagar.

Consejos adicionales sobre este tratamiento

  • Es muy importante cepillarse los dientes después de aplicar el tratamiento con fresa.
  • Las fresas contienen azúcar natural, y dejarlas en tus dientes por períodos largos puede causar caries. El ácido málico de la fresa puede penetrar el esmalte también.
  • Aplicarlo una vez a la semana es suficiente, verás los resultados fácilmente.
  • Este tratamiento es recomendado por periodos cortos de tiempo, aunque lo uses una vez a la semana, trata de descansar de el cuando lleves dos meses de aplicarlo.
  • El blanqueamiento dental obtenido por los remedios caseros no suele ser tan profundo como el que pueda brindar un profesional u otros métodos, pero es una buena opción para tener unos dientes más blancos y bonitos.

Mientras que no existe reemplazo para los tratamientos blanqueadores que podemos hacernos en el consultorio del dentista, esta es una manera rápida, fácil y barata de iluminar la sonrisa.

Pero no se debe utilizar muy a menudo, porque el ácido podría dañar el esmalte natural de nuestros dientes. Aprenda a blanquear los dientes con fresas y descubra el poder de este tratamiento tan efectivo. Una sola fresa es suficiente para empezar este tratamiento.

Nota: Este post ha sido editado para mejorar la calidad de su contenido.