Recomendaciones ante un ataque de asma

inhalador

Las personas que padecen asma, deben reconocer como primera instancia, cuales son los síntomas que le aquejan, entre ellos encontraremos tos, respiración con silbido, falta de aire, sensación de presión en la zona del tórax, y abundantes expectoraciones.

Las crisis asmáticas ocurren porque las vías respiratorias de los pulmones están más irritadas e inflamadas que lo habitual. Los pulmones es posible que segreguen una mucosidad pegajosa que obtura parcialmente las vías respiratorias. Y los músculos que hay alrededor de estas vías se contraen, estrechándolas todavía más. Estos problemas que afectan a los pulmones dificultan tanto la inspiración (coger aire) como la espiración (sacar aire).

Y debería acudir al médico en caso de que no puedan controlarlos, para anticiparse a una crisis asmática.

Otros problemas de salud pueden hacer que el asma sea más difícil de controlar. Entre estos problemas de salud se cuentan la congestión nasal, las sinusitis, la enfermedad por reflujo, el estrés psicológico y la apnea del sueño. Estos problemas de salud deben tratarse dentro del plan global de atención médica del asma.

De todos modos, acá dejamos algunas recomendaciones para que el paciente asmático tenga en cuenta, y pueda mejorar los malestares de una crisis asmática.

Consejos para combatir un ataque

Lo primero que debe hacer un asmático es mantener la calma, buscar el inhalador o el dispositivo que le haya recetado su médico y realizar las indicaciones dadas, el nerviosismo, no es un buen amigo del asmático ya que puede agravar la crisis, de todos modos, si en calma se realiza la medicación, en algunos caso, hasta puede controlar los síntomas en minutos.

Debe adoptar una posición cómoda, sentado, evite recostarse, por el contrario de lo que se piensa al acostarse dificulta aún más la respiración. Recuerde inhalar y exhalar lentamente y profundo, hasta que el flujo de aire se normalice.

En otras ocasiones, si la crisis es más grave, es posible que necesites más ayuda. Lo más importante es que tengas preparado con antelación un plan de acción que habrás elaborado con tu médico para saber qué hacer cuando tengas un ataque, independientemente de que sea leve o fuerte.

De padecer un ataque de asma leve, seguramente encuentre mejoría al cabo de unos 10 minutos de realizar el inhalador, pero a modo de prevención puede realizarse otro disparo, hasta que llegue la emergencia médica o pueda concurrir a su medico de confianza.

Si pasado los 10 minutos, el disparo del inhalador no responde, acuda urgente a un centro de emergencia.

Foto: Gracias a net_efekt


Warning: A non-numeric value encountered in /home/katxumoto/saluddiaria.com/wp-content/themes/Newspapernew/includes/wp_booster/td_block.php on line 326