Cuidado con los excesos

Es muy fácil para nosotros decir cuando hemos tenido suficiente de algunas cosas. Pero con otras cosas es un poco más difícil decidir si ya hemos alcanzado nuestros límites, tras de los cuales pondremos en riesgo nuestra salud y ya no nos sentiremos muy bien. Aquí os traigo algunos consejos para reconocer esas ocasiones.toomuchtv1

Consejos para prevenir los excesos

Sol: Algunas veces no veremos nuestra piel enrojecida ni dolorosa porque no hay mucho sol ni está muy brillante en donde estemos, sin embargo podremos estar afectando nuestro cuerpo. La mejor forma es tomar un vaso o una botella y presionarlo contra nuestra piel, si ésta se pone blanca es porque nos estamos quemando.

Televisión: Pongamos nuestra mano enfrente de nuestro rostro con el dedo índice levantado. Movemos la mano despacio de lado a lado veinte veces, dejando que nuestros ojos la sigan. Si los ojos se sienten pesados es porque estamos fatigados, así que es mejor dejar los programas de televisión para otra ocasión.

Fragancia: El olernos a nosotros mismos no funciona. Así que cinco segundos después de aplicarnos un perfume, debemos poner un pañuelo desechable o pedazo de papel higiénico sobre el punto en que lo hicimos. Si el pañuelo se queda pegado, es mejor esperar 15 minutos antes de salir, de otra forma dejaremos a todas las personas mareadas a nuestro paso.

Comida: En la mesa, hay que apretar los músculos abdominales. Si eso nos hace sentir náuseas, es porque hemos comido mucho. La presión adicional que nuestros músculos abdominales ponen en nuestro estómago nos señalan mejor que estamos comiendo en exceso que lo que haría la indigestión.

Cafeína: Mirémonos al espejo, si vemos que nuestro rostro está enrojecido o que los músculos se están contrayendo es porque hemos consumido mucha cafeína, posiblemente 1.000 miligramos, lo equivalente a unas once tazas de café. Los dolores de cabeza empiezan usualmente entre los 200 y 500 miligramos. Para librarnos de ella, sólo debemos consumir mucha agua.

Salidas nocturnas: Las salidas nocturnas y el descontrol horario es otro de los puntos que debemos tener en cuenta, y es que este suele ser uno de enemigos principales de las personas que practicamos deporte, pues el organismo necesita un descanso y el mantenimiento de unos biorritmos. Pasarnos el fin de semana de juerga en juerga, apenas durmiendo y sin comer correctamente nos evitará conseguir unos músculos bien formados, ya que el organismo a falta de alimento, echa mano de sus reservas, pudiendo poner en peligro la calidad de la masa muscular.

Todo en exceso hace daño, esperamos que estos consejos te sean funcionales para limitarte ante ellos.

NOTA: Este post ha sido editado para mejorar la calidad de su contenido….

Foto: Aaron Escobar