Remedios naturales para dolores musculares

lavanda

Muchas veces los dolores musculares, nos incomodan, y consumimos cantidades de antiinflamatorios, sin conseguir el alivio correcto a este tipo de malestares.

Remedios naturales

Aqui les dejamos algunos remedios caseros que podrían ser de mucha utilidad, cuando nos atacan los tediosos dolores y contracturas musculares.

Aceite de espliego: Se pueden realizar fricciones con este aceite y para su preparación utilizaremos 250ml. de aceite de almendras o de oliva extra virgen y luego le agregaremos 25ml de aceite de espliego, una vez mezclados, podemos proceder a realizar fricciones suavemente en la zona afectada, para desinflamar y aliviar las contracturas.

Variante: También podemos preparar con 25 gramos de tallos frescos de espliego y 25 gramos de romero, colocándolos en 3/4 litros de aceite de oliva extra virgen y llevando ésta preparación a Baño de María, debemos dejarla hervir a fuego lento al menos dos horas para que se desprendan todas las propiedades del romero y el espliego.

Una vez terminado el proceso, se filtra y se deja enfriar la preparación, para posterior envasado en frasco estéril y hermético. Se utiliza para realizar fricciones y masajes de relajación sobre la zona afectada por dolores y contracturas.

Consejos para evitar los dolores musculares

Dar un paseo a diario: Si pasas demasiadas horas frente al ordenador y no tienes tiempo para realizar ejercicio, intenta por lo menos realizar una caminata diaria o un paseo en bicicleta de por lo menos media hora. No es necesario que dispongas de demasiado tiempo para hacerlo, puedes ir en bicicleta a tu trabajo o lugar de estudio, o bajarte algunas paradas antes del autobus o tren y caminar hasta tu destino.

Ejercicio físico: Para evitar los dolores musculares realiza ejercicio físico regularmente. La actividad física mantendrá a tus músculos entrenados y flexibles, lo cual impedirá que muchos dolores aparezcan. Debes realizar los ejercicios con precaución y si es posible supervisado por un entrenador, ya que un mal movimiento podría ser aún peor. Recuerda siempre hacer un calentamiento previo y un estiramiento posterior a la actividad que desarrolles.

Estiramiento y relajación: Luego de que has pasado muchas horas sentado trabajando es ideal que realices algunos ejercicios de estiramiento y relajación, sobre todo en espalda y cuello, los lugares donde el dolor aparece con mayor frecuencia. Puedes asistir a algunas clases de yoga, donde aprenderás cuáles son los ejercicios que más favorecerán a tus músculos.

Los dolores musculares son una típica afección de la vida moderna, combatela con nuestros consejos y visitando tu medico de cabecera.

Foto: Gracias a Limbo Poet