Beneficios del ají picante

aji picante

El Ají, lo podemos consumir en diferentes platos, como parte de condimento de otros alimentos para realzar sus sabor, y de las más variadas formas que nuestra imaginación nos permita.

Es una planta de amplio consumo en la condimentación de muchos alimentos y en remedios medicinales de amplio uso popular. Conocido vulgarmente como Ají guaguao o Ají picante, pertenece a la familia de las solanáceas, una de las cinco especies cultivadas del género Capsicum, que proporciona varias de las variedades cultivares más picantes y utilizadas del ají, tanto por la industria de los alimentos como por la industria farmacéutica a nivel mundial.

Beneficios para la salud del ají picante

  1. Antiséptica.
  2. Elimina los dolores.
  3. Regula la circulación de la sangre.
  4. Fortalece el corazón, las arterias y los nervios.
  5. En forma de polvo ayuda a curar heridas y destruir los gérmenes.
  6. También ayuda en las infecciones de las encías y los dientes.

El ají picante posee en su contenido silicilato y capsaicina, sustancias que alivian los dolores que provocan las enfermedades reumáticas y las neuralgias que generalmente atacan seguido a la tercera edad.

El consumo de este alimento incrementa la circulación periférica y disminuye los valores de presión arterial, es rico en cantidades de vitamina C y A, y contiene bioflavonoides, que son necesarios para el correcto crecimiento celular y son contribuyentes de la elasticidad en la parte interior de los vasos sanguíneos.

También es muy beneficioso para combatir catarros en parte porque sus sustancias promueven a la transpiración y actúan como expectorantes, abriendo los conductos nasales y los pulmones, consumiéndolo regularmente este alimento, puede reducir los dolores de garganta al menos por 3 horas y para ello se puede realizar un spray preparado con una cucharada sopera de alcohol de 80 grados, otra cucharada sopera de agua mineral y una cucharada de té de ají en polvo. Los principios activos de sus sustancias, además limpian y descongestionan los conductos nasales.

Puede provocar irritación en la piel, por lo que se debe evitar el uso prolongado de la planta y no se recomienda por vía oral ni aplicar sobre piel irritada, desgarrada o en áreas en las que se hayan producido quemaduras, en zonas donde se aplique una almohadilla eléctrica o después de un ejercicio extenuante o sobre pieles o zonas sensibles (cerca de ojos, órganos sexuales por ejemplo).

La sobre dosificación puede provocar irritación de piel y mucosas, llegando a ser vesicante (aparición de ampollas). El uso prolongado sobre una misma área, puede causar daños en las células nerviosas. La inhalación del producto puede provocar alteraciones en el sistema respiratorio y es muy importante lavarse las manos con agua fría y jabón tras su aplicación.

El uso y consumo del Ají picante, se debe hacer con mucho cuidado y debe ser excluido de las personas que tengan problemas de estómago, hígado, vías urinarias y trastornos de hemorragias, ya que empeoran las enfermedades, por ser el ají muy irritante.

Foto: Gracias a Koshyk