Consejos para ayudar a un niño con enuresis

La enuresis, es una enfermedad que afecta a muchos niños y responde a aquella patología en la que no pueden contener la orina, a veces durante el día, pero generalmente se presenta más frecuente durante la noche. Si tu hijo padece de ello, os dejamos algunos consejos que tal vez puedan servirte.

niños con enuresis

Lo importante es que tengas presente, siempre que el niño, no se orina porque quiere, y que seguramente hay algún motivo de fondo que está necesitando de mayor atención, y por lo tanto debes contenerlo, cuidarlo y tratar de descubrir que es lo que quiere decirnos con este tipo de comportamiento, que no puede controlar.

Causas de la enuresis

  • Suele deberse a una menor producción de la hormona antidiurética durante el sueño. Todos la producimos por la noche para poder aguantar sin ir al baño, pero parece que los niños enuréticos la producen en menor cantidad.
  • Si solo faltara dicha hormona, los niños se levantarían más veces al baño y no lo hacen, así que la enuresis está asociada además a un problema de despertar: la sensación de vejiga llena no despierta al niño, o puede que ni siquiera la perciba.
  • La genética interviene, porque se ha comprobado que cuando uno de los padres fue enurético existe un 30 por ciento de posibilidades de que su hijo también lo sea y, un 50 por ciento de posibilidades, si lo fueron los dos padres.

Recomendaciones para ayudar a los niños con enuresis

  • Primero que nada se debe consultar con el médico, para descartar inconvenientes físicos que estén provocando en el niño esta situación tan indeseada. El urólogo infantil es quién atiende estos casos.
  • Hay que controlar la cantidad de líquidos que se le da al niño, sobre todo aquellos que ingieren después de las 19 hs. y antes de acostarse, lo mejor es que tome lo suficiente antes de las 18 horas y después comenzar a restringir un poco la ingesta.
  • Nunca lo retes, es demasiado humillante para él no poder comportarse correctamente, y solo lastimarás su autoestima, por el contrario y aunque no parezca lo mejor, prémialo cuando consiga no mojar la cama, es un incentivo que lo mantendrá con ganas de superar este inconveniente.
  • Interrupción en el momento de orinar. Cuando el niño este en el baño orinando, unos segundos antes de terminar, pídele que interrumpa el proceso. De esta manera va fortaleciendo los músculos de la vejiga.
  • Aguantar las ganas de ir al baño. Durante el día cuando tu hijo te pida para ir al baño, intenta retenerlo unos minutos. De este modo, la vejiga comienza a ejercitarse en el proceso de retener- expulsar, aumentando así, su capacidad.

No dude en consultar su medico de confianza en caso de que persista después de cierto tiempo.

Nota: Este post ha sido editado para mejorar su contenido.

Foto: Gracias a lepiaf.geo