El ajo, antiséptico y bactericida

En los elementos que nos brinda la naturaleza, encontramos al ajo, conocido como un poderoso desinfectante, bactericida y purificador de la sangre y de los intestinos.

ajo

Este poderoso vegetal tiene la capacidad de renovar por completo el sistema interno, pudiendo ser utilizado, tanto desde adentro como por fuera del organismo sin riesgos ni efectos secundarios. Las personas que tienen alteraciones sanguíneas deberían incluirlo en su dieta diaria, y aquellas que poseen afecciones en el hígado ya que es un excelente aliado para prevenir cálculos, arenillas que pueden congestionar este órgano vital.

Propiedades del ajo

El ajo posee propiedades diuréticas, antisépticas, antitrombóticas, bactericidas, digestivas, antihelmínticas, antioxidantes, antifúngicas, hipotensoras, hipocolesterolemiantes, antiateromatosas, antiagregantes plaquetarias e hipoglucemiantes.

Un remedio casero, para incluirlo y poder aprovechar todas sus propiedades, es preparar en un vaso de vino blanco, el agregado de 3 dientes de ajo finamente picados, a los que dejará macerar un día. Luego debe filtrarlo, y puede beber una cucharada del mismo antes de las comidas.

Beneficios del ajo para la salud

  • Mejora el sistema inmunológico del organismo, incrementando las defensas del organismo, y mejorando así nuestra respuesta a virus y bacterias.
  • Es anticoagulante, vasodilatador y depurador. Mejora la circulación sanguínea dilatando los vasos, aumentando el flujo sanguíneo y protegiendo al mismo tiempo el corazón y las arterias, dándoles mayor flexibilidad. Todo esto ayuda a combatir la hipertensión.
  • Es un estupendo antiséptico. Su acción antiséptica y expectorante ayudan a evitar la bronquitis y a la cura del asma y las alergias, por lo que protege el sistema respiratorio.
  • Tiene propiedades antibacteriales, antivirales y antimicóticos. Actúa como Antibiótico y antimicrobiano sobre hongos y bacterias. Su poder bactericida en el conducto intestinal es selectivo por lo que a diferencia de los antibióticos sintéticos, regula la flora intestinal y no la destruye, ya que sólo actúa sobre las bacterias patógenas.
  • Ayuda en la hipertensión protegiendo al mismo tiempo el corazón y las arterias, dándoles mayor flexibilidad y manteniéndolas libres de depósitos de colesterol. Reduce el nivel de colesterol “malo” y aumenta el nivel de colesterol “bueno”.
  • Para los diabéticos el ajo, Ayuda a incrementar el nivel de insulina, reduciendo así los niveles de azúcar en la sangre que tan dañino puede resultar en este tipo de patología crónica.
  • Reduce el riesgo de padecer cáncer de esófago y de estomago.

El ajo en grandes cantidades puede producir irritación intestinal y en algunas personas alergias. Recuerda que nada en exceso es bueno, que por muy bueno que sea un producto o porque sea natural no significa que podemos abusar de él.

Lo recomendable es que se consuma de 1 a 2 ajos diarios y no más.

Nota: Este post ha sido editado para mejorar la calidad de su contenido…


Warning: A non-numeric value encountered in /home/katxumoto/saluddiaria.com/wp-content/themes/Newspapernew/includes/wp_booster/td_block.php on line 326