Cómo combatir el dolor de espalda

La espalda puede padecer diferentes tipos de malestares y dolores, entre ellos, dolores vertebrales, musculares o de ciática, lumbago o tensión nerviosa. Y no escapan a ella, las patologías crónicas de páncreas, riñones o de vesícula biliar, que se retransmiten a la misma en forma de dolor.

Mantener una vida saludable es el mejor remedio que podemos aconsejarle, pero hay algunos remedios caseros que pueden aliviar estos síntomas si ya los padece.

Remedios naturales para combatir los dolores de espaldas

  • El aceite de oliva , tiene miles de propiedades, y puede darse masajes con él, una vez que lo haya templado, para desinflamar la zona adolorida.
  • Una toalla caliente o fría dependiendo del tipo de dolor, puede utilizar frío o calor o alternar los mismos, para aliviar el malestar.
  • Infusión de hipérico y valeriana, esta sirve en caso de padecer dolores crónicos, y puede tomar la infusión de ambas hierbas una vez al día durante una semana cada mes, esto relajará significativamente la zona dolorida.
  • Aceite de pino, es un gran relajante muscular, que aplicado en modo de masaje, sirve para aliviar dolores y contracturas.
  • Aplicar aceite de hipérico sobre la zona de la espalda donde se siente dolor. Para confeccionar este aceite se debe llenar una botella con flores y  brotes de hipérico y se añade aceite.  Se debe dejar reposar por tres semanas.  Es exccelente para eliminar los dolores de espalda originados por tensiones.
  • Hervir, por 20 minutos, 50 gramos de artemisa en un litro de agua  Retirar del fuego y dejar refrescar.  Luego, aplicar sobre el área afectada mediante compresas tibias de esta infusión.

Si tras aplicar estas recomendaciones, al final de la segunda semana no se experimenta una mejoría, es conveniente acudir al médico, para descartar otras posibles causas o valorar distintos tratamientos.

Claves para evitar los dolores de espaldas

Dormir de medio lado y en posición fetal.  La mejor posición para que su espalda no sufra a la hora de dormir es de medio lado apoyando la cabeza en una almohada no muy alta, con las rodillas flexionadas y si puede, con una almohada delgada entre ellas.   Igualmente adecuado consiste en dormir boca arriba, pero es necesario colocar una almohada gruesa debajo de las rodillas y una delgada y pequeña en el área lumbar. Se debe evitar dormir boca abajo, pero en caso que deba hacerlo, es necesario poner una almohada pequeña en el abdomen y otra a la altura de los tobillos.

Vigilar las posturas diarias. Las causas más comunes de los problemas lumbares nacen en el entorno laboral. Por un lado, hay trabajos que requieren un sobreesfuerzo físico y movimientos repetitivos (todo el día de pie) y otros que se llevan a cabo en entornos de oficina (todo el día sentado). En las oficinas, el motivo principal de los dolores de espalda es la forma inadecuada de sentarse. La mayoría de la gente se acomoda en el borde de la silla. En el caso de las mujeres, los tacones pueden provocar molestias de espalda. Al llevarlos, el eje de gravedad postural se desplaza hacia delante y los discos lumbares quedan forzados y a veces dañados.

Stop estrés. El nivel de estrés influye mucho en el estado de ánimo de una persona, pero también en la salud de su espalda. El 69% de los pacientes que padecen depresión comunican síntomas somáticos, como dolor de espalda, mareos o malestar gástrico.

Ante la menor duda no olvide consultar con su medico de confianza.

Nota: Este post ha sido editado para mejorar la calidad de su contenido…