Cálculos en la vesícula, litiasis biliar

La litiasis biliar es conocida como los famosos «cálculos en la vesícula», esta es una bolsa que se ubica debajo del hígado y almacena los jugos digestivos.

En algunas ocaciones estos jugos se solidifican, y forman estas piedras llamadas Cálculos BiliaresLos cálculos se forman cuando la bilis acumulada en la vesícula biliar se endurece y forma un material similar al de las piedras. Demasiado colesterol, sales biliares o bilirrubina (pigmento biliar) pueden causar los cálculos.

Aunque algunas personas pueden tener cálculos y no presentar síntomas, cuándo estos salen de la vesícula, y se instalan en el conducto que la une al intestino pueden provocar un dolor severo, en la parte superior derecha del abdomen, e incluso dolor intenso de espalda.

Síntomas de la litiasis renal

  • Litiasis asintomática (sin síntomas): muchos cálculos no producen síntomas, o bien éstos se descubren por casualidad mientras se están formando, a través de un análisis de orina. Suelen ser cálculos que, por su pequeño tamaño, pueden pasar desapercibidos.
  • Cólico nefrítico: es el proceso más frecuente causado por los cálculos urinarios y se produce cuando uno de ellos causa un taponamiento de la salida de orina desde el riñón. Esto provoca un dolor intensísimo que aparece típicamente en la zona renal (espalda baja) y se extiende hacia la porción anterior del abdomen y a los genitales. El dolor sube y baja intermitentemente y el paciente no encuentra ninguna postura que le alivie. En muchas ocasiones aparecen náuseas, vómitos, sudoración profusa e hinchazón abdominal. Casi nunca provoca fiebre.
  • Dolor lumbar: en ocasiones, el dolor de los cálculos es menos aparente. Suele ser fijo y continuo en la zona lumbar, que es la que recubre los riñones. Este dolor se puede confundir con los dolores de huesos y articulaciones de origen reumático.
  • Hematuria: significa que la orina contiene sangre. Puede ser visible a simple vista (hematuria macroscópica) o, por el contrario, apreciarse únicamente mediante un análisis microscópico (microhematuria). La hematuria aparece debido a las pequeñas heridas que produce la piedra a su paso por el interior de los órganos afectados. A veces es su única manifestación.
  • Infecciones de orina: hay un grupo de cálculos que son consecuencia de unas infecciones renales especiales y que sólo se manifiestan por la aparición de infecciones, ya sea de la vejiga (cistitis) o del propio riñón (pielonefritis).

Factores de riesgo de los cálculos en la vesícula biliar:

  • Obesidad: La obesidad es un importante factor de riesgo para los cálculos en la vesícula biliar, sobre todo en las mujeres.
  • Estrógenos: El exceso de estrógenos debido al embarazo, la terapia hormonal sustitutiva, o las píldoras anticonceptivas parecen incrementar los niveles de colesterol de la bilis y disminuir la movilidad de la vesícula biliar, y ambas cosas pueden causar cálculos.
  • Etnicidad: Los nativos americanos tienen los mayores índices de cálculos en la vesícula biliar en Estados Unidos y parece haber una predisposición genética a segregar niveles elevados de colesterol en la bilis.
  • Sexo: Las mujeres de edades comprendidas entre los 20 y los 60 años de edad tienen el doble de probabilidades de desarrollar cálculos en la vesícula que los hombres.
  • Edad: Las personas mayores de 60 años de edad son más propensas a desarrollar cálculos en la vesícula que los jóvenes.
  • Medicamentos que reducen el colesterol: Los medicamentos que reducen el colesterol de la sangre pueden hacer aumentar el colesterol que se secreta en la bilis lo cual, a su vez, aumenta el riesgo de padecer cálculos.
  • Diabetes: Las personas diabéticas generalmente tienen niveles elevados de ácidos grasos, llamados triglicéridos, que pueden aumentar el riesgo de cálculos en la vesícula biliar.
  • Adelgazamiento rápido: Cuando el cuerpo metaboliza la grasa de una persona que adelgaza rápidamente, hace que el hígado segregue una cantidad extra de colesterol en la bilis, lo cual puede causar cálculos en la vesícula biliar.
  • Ayuno: El ayuno reduce la movilidad de la vesícula biliar, causando que la bilis se vuelva demasiado concentrada de colesterol.

Ante el menor síntoma recuerde hacer una consulta con su especialista de confianza.

NOTA: Este post ha sido editado para mejorar la calidad de su contenido….