¿Qué es la esquizofrenia? consejos para tratarla

esquizofrenia

La esquizofrenia es una patología psicológica, de la cual se desconocen sus verdaderas causas, y afecta la vida cotidiana de quienes la padecen.

La esquizofrenia es una enfermedad mental que se caracteriza por una alteración de la percepción de la realidad por parte de la persona así como de la consciencia de la realidad que está viviendo, generándole por consiguiente unas graves dificultades en la convivencia del día a día. Neurológicamente hablando la persona padece alteraciones en las áreas del cerebro relacionadas con las funciones ejecutivas, que son las que nos ayudan a planificar y a tomar decisiones.

Causas de la esquizofrenia

  • Predisposición genética: la presencia de la enfermedad en los padres o familiares cercanos (tíos, primos, abuelos, etcétera) es un factor que incrementa la posibilidad de aparición en los hijos.
  • Alteraciones durante el embarazo o nacimiento: anoxia (falta de oxígeno en el feto durante el embarazo o el parto), infecciones víricas, traumatismos, etcétera.
  • Alteraciones morfológicas, funcionales o bioquímicas en el cerebro: en este apartado juega un papel fundamental el consumo habitual de sustancias tóxicas y la exposición a determinados tóxicos y estresantes ambientales. Están especialmente involucradas dos sustancias implicadas en la comunicación entre neuronas a nivel del cerebro. Se trata de la dopamina y la serotonina.
  • Incumplimiento del tratamiento una vez diagnosticada la enfermedad: supone un alto riesgo de aparición de recaídas.

Al igual que el resto de las enfermedades, se puede recurrir a la salud natural y a la buena alimentación para colaborar a disminuir su sintomatología, pero jamás se deben olvidar las indicaciones del profesional, y mucho menos dejar la medicación de lado, ya que sin duda las terapias médicas indicadas son las mejores para apealar los síntomas que produce este tipo de trastorno.

En cuanto a la alimentación las frutas y verduras para mantener los correctos niveles de azúcar en la sangre son indispensables, se recomiendan manzanas, peras, mandarinas, que se las puede llevar fácilmente en el bolso del paciente. También son beneficiosos los higos secos, orejones y almendras.

Las infusiones tranquilizantes como la valeriana y  el tilo, después de las comidas ayudan significativamente  ya que relajan y evitan estados nerviosos.

En este tipo de pacientes, es muy importante controlar los niveles de estrés, hacer ejercicios físicos moderados, como la natación, caminatas o trotes, y la práctica de ejercicios de respiración y relajación al aire libre, para ayudarlos a controlar estados que alteran su vida cotidiana. Le recomendamos visitar su medico periódicamente para un mejor control de esta patología.

Foto: Gracias a Adriano Agulló