Propiedades medicinales de la Cúrcuma

cúrcuma

La cúrcuma es uno de los antiinflamatorios más efectivos, se la conoce en la cocina como azafrán y se la utiliza en el arte culinario como una valiosa especia y condimento.

Por todos es conocido el poder curativo de las especias provenientes de Oriente, y la cantidad de beneficios que nos aportan. Pero muy pocos de nosotros conocemos realmente a una de las especias que nos aportan más beneficios. Se trata de la cúrcuma, utilizada desde hace más de 4.000 años.

La cúrcuma es uno de los principales componentes del curry, y es a través de este alimento que se ha hecho tan habitual su uso. Esta especia está formada principalmente por un componente activo llamado curcumina, que además de ser el principal culpable de los diferentes beneficios de esta sustancia, es el que dota a la cúrcuma de su característico color amarillo.

Beneficios para la salud

Sus propiedades la hacen excelente, para aliviar síntomas como los de la artritis, reúma y osteoporosis, tiene unos tallos o rizomas subterráneos, que son los que se utilizan en medicina alternativa para mejorar el funcionamiento del hígado, proteger de toxinas y disminuir el colesterol.

La cúrcuma es muy recomendable para disminuir el dolor sobre todo en las personas que padecen problemas osteoarticulares, ya que además es una aliada para prevenir la formación de coagulos en la sangre, mejorando la circulación y previniendo la arteriosclerosis.

Es un antiinflamatorio natural, para la prevención de la artritis reumatoidéa y la osteoporosis, favorece el buen el correcto funcionamiento hepático y reduce los niveles de glucosa ayudando al organismo a producir sustancias anticancerosas. Es una planta medicinal avalada por la ciencia.

Favorece la eliminación de sustancias cancerosas, es un excelente antioxidante, con poder superior a la vitamina E y colabora en el control del crecimiento de tumores, y neutraliza aquellos factores que podrían acelerar su crecimiento indebido. En oriente es muy utilizada sobre todo en casos de gripes y resfríos, infecciones y diarreas, las personas con asma y con excedentes de mucosidad bronquial, consumiéndola se benefician por sus propiedades expectorantes.

Algunas personas aplican la cúrcuma sobre la piel para el dolor, la tiña, los moretones, las mordeduras de sanguijuelas, las infecciones de los ojos, para los trastornos inflamatorios de la piel, los malestares en el interior de la boca y para las heridas infectadas.

La forma más frecuente de encontrar la cúrcuma es en polvo, como cualquier otra especia, pero ya hay tiendas especializadas en nutrición que la venden en cápsulas. Si la usamos con polvo sobre la piel también puede ser un buen aliado contra afecciones.

Foto: scott. zona