Cómo evitar el mercurio en los pescados

peces

El mercurio es un metal que se encuentra naturalmente en nuestro medio ambiente. Sin embargo actividades propias de nosotros los humanos como las granjas, la quema de carbón y utilizar este elemento para las fabricaciones, puede incrementar el mercurio que circula en la tierra, en el agua y en el aire.

En el agua, el mercurio cambia y se convierte metilmercurio que es el que absorben los peces. Así que cuando comemos pescado contaminado por este elemento, absorbemos el mercurio y a altos niveles puede hacernos daño, pero nos podemos deshacer de el mediante el excremento, la orina o la leche materna.

Para la mayoría de nosotros, el nivel de mercurio que es absorbido al comer pescado no es una gran preocupación porque en general los pescados y mariscos son comidas saludables. Ellas contienen proteína de alta calidad y otros nutrientes, además son bajos en grasas saturadas y contienen ácidos grasos omega 3.

Casi todos los pescados y mariscos contienen trazas de mercurio, sin embargo, algunos lo contienen en niveles muy altos. Comer una gran cantidad de estas comidas puede resultar en niveles altos de mercurio en el cuerpo humano y en un feto o un niño pequeño, esto puede dañar los nervios y el cerebro.

Además los expertos recomiendan que las mujeres que podrían quedar en embarazo, las mujeres embarazadas, las madres lactantes y los niños pequeños eviten comer pescados altos en mercurio y consuman en pocas cantidades aquellos que tienen bajos niveles de este elemento.

5 recomendaciones a la hora de seleccionar y comer pescados o mariscos:

  1. No coma carne de tiburón, pez espada, caballa, o lofolátilo porque contienen altos niveles de mercurio.
  2. Puede comer hasta 12 onzas (dos comidas promedio) a la semana de una variedad de pescado o mariscos que sean bajos en mercurio.
  3. Cinco de los pescados que se comen con mayor frecuencia que son bajos en mercurio son las gambas, el atún enlatado claro, el salmón, el gado y el pez gato.
  4. Otro pescado que se come comúnmente es el atún albacora (blanco) que tiene más mercurio que el atún enlatado claro. Por lo tanto, cuando escoja sus dos alimentos de pescado y mariscos, puede comer hasta seis onzas (una comida promedio) de atún albacora por semana.
  5. Consulte los avisos locales sobre la seguridad de la pesca realizada por sus familiares y amigos en los lagos, ríos, y áreas costeras locales. Si no hay ninguna información disponible sobre dichos cuerpos de agua en su localidad, puede comer hasta seis onzas (una comida promedio) por semana de pescado de sus aguas locales, pero no consuma ningún otro tipo de pescado durante la semana.

Al seguir estas recomendaciones las mujeres y los niños recibirán los beneficios de comer pescado y mariscos y podrán confiar en que habrán reducido su exposición a los efectos dañinos del mercurio.

Foto: Gracias a malias