Enfermedades que afectan la glándula tiroides

Día a día se producen más aumentos de este tipo de patologías, sobre todo en mujeres en edad avanzada o que están entrando en la menopausia, o padecen enfermedades como diabetes, que alteran directamente la actividad de esta glándula.

Enfermedades que la afectan

Las enfermedades más frecuentes de la tiroides son el hipotiroidismo, el hipertiroidismo y el bocio, por lo general de cuidados, y pueden venir acompañados o no de nódulos en la misma. El medico, recurre a la solicitud de análisis clínicos de sangre, ecografías de tiroides, tomografías de tiroides centellograma y punción de nódulos tiroideos, para asegurarse el correcto diagnóstico de su paciente.

Enfermedades y síntomas que afectan la glándula tiroides

En el caso del  hipotiroidismos, este se caracteriza por una disminución de la producción de hormona tiroidea, que se da por una alteración propia de la glándula, o la disminución de su estimulación desde la hipófisis y el hipotálamo. Esta enfermedad suele ser más frecuente en mujeres que en hombres, comienza lentamente pero se desarrolla progresivamente y tiene determinadas manifestaciones en las personas que la padecen.

Intolerancia al frío, cansancio, modificaciones en su peso, voz ronca, piel seca que muchas veces se torna amarillenta, trastornos de memoria, caída del pelo, uñas frágiles, cambios de humor y alteraciones el en ciclo menstrual.

La causa más frecuente del hipotiroidismo es la tiroiditis crónica, autoinmune, déficit de yodo en la dieta, post cirugía de tiroides o tratamientos con yodo radiactivo. Su tratamiento se basa en la administración de hormonas tiroideas, y si bien hay muchos preparados hormonales la levotiroxina es con la que mayormente se inicia el tratamiento, debe realizarse con suma precaución, sobre todo en personas de edad avanzada, hipertensas o con patologías cardíacas.

Los nódulos benignos de tiroides son muy comunes, y se cree que se encuentran en el 50% de la población, lo que ocurre es que la mayoría de ellos son tan pequeños que jamás se alcanza a descubrir, ni por el paciente ni por el medico. Desde el punto de vista de desarrollo, estos nódulos podrían calificarse como tóxicos o hiperfuncionales ( que no producen exceso de hormonas tiroideas).

Alrededor de un 4 % de este tipo de nódulos se cree que podrían ser cáncer, y en los últimos años gracias a los estudios complementarios, como las tomografías o ecografías de tiroides son detectados con mayor facilidad y pueden ser evaluados para un correcto diagnóstico y mejor tratamiento. Inclusive en algunos estudios que no se solicitan con este fin el día de hoy podrían detectarlos y reciben el nombre de hallazgo incidental.

Por otro lado si a cáncer de tiroides nos referimos, se trata de un tumor maligno, aunque se comportan de buena manera y los tratamientos suelen ser muy alentadores y en casos excelentes. Este tipo de cáncer puede presentarse a cualquier edad, y se manifiesta con nódulos únicos o múltiples en la glándula tiroidea. Cabe destacar que si su tratamiento es precoz, la mayoría de los pacientes puede controlar correctamente su enfermedad.

Cuando se actúa con prontitud, se llega  a un diagnóstico adecuado y se desarrolla una estrategia correcta de tratamiento, el pronóstico es excelente incluso para la gran mayoría de los cánceres de tiroides. Te recomendamos que visites tu especialista para verificar como anda tu tiroides.

  • NOTA: Este post ha sido editado  para mejorar la calidad de su contenido…