Cáncer de seno: verdades y mentiras

anticáncer

En más de una ocasión, seguramente hemos escuchado rumores y datos sobre enfermedades y condiciones que se han extendido tanto popularmente que todo el mundo piensa que son realidad.

Como ocurre en todos los ámbitos de la salud, se han escuchado tantas cosas de esta enfermedad que a veces ya no sabemos distinguir qué afirmaciones son ciertas y cuáles no lo son. Muchos de estos datos erróneos, por ejemplo sobre el cáncer de seno llegan a las mujeres causando sólo confusión y llevándolas a tomar malas decisiones.

Mitos y realidad sobre esta enfermedad.

  • Mito: Todas las mujeres tienen una posibilidad entre ocho de tener cáncer de mama. La realidad es que el riesgo incrementa a medida que se va envejeciendo. Las posibilidades de que una mujer sea diagnosticada con cáncer de mama son de cerca de 1 en 233 cuando está en sus treintas y se eleva a 1 en 8 cuando ha cumplido los 85 años.
  • Mito: Usar antitranspirante incrementa el riesgo de tener cáncer de seno. La realidad es que muchas asociaciones de cáncer del mundo han desestimado este rumor, pero admiten que se necesita investigar más. Un pequeño estudio, que no es concluyente, encontró trazas de parabenos en muestras de tumores de este cáncer, que se encuentran en algunos antitranspirantes, pero ninguna conexión se hizo en este aspecto.
  • Mito: Las mujeres de pechos más pequeños tienen menos posibilidades de tener cáncer de seno. La verdad no existe conexión entre el tamaño de los senos y el riesgo de este cáncer. Los senos muy grandes pueden ser más difíciles de examinar que los pequeños e incluso algunos exámenes son más difíciles de hacer. Pero, sin importar el tamaño de los pechos, las mujeres siempre se tienen que revisar y hacerse exámenes de rutina.
  • Mito: El cáncer de mama siempre viene en forma de bulto. Aunque un bulto puede indicar el cáncer de seno, las mujeres también deben estar atentas de otros cambios que pueden ser señales de cáncer como inflamaciones, irritación en la piel, dolor en el seno o en el pezón, retracción del pezón o un fluido diferente a la leche materna.
  • Mito: Tener hijos nos protege. También es cierta esta afirmación. En relación con esto, la edad a la que se ha tenido el primero también es de importancia: cuanto más jóvenes tengamos los niños menos riesgos tendemos de padecer la enfermedad.

Ya sabes, no dejes que te tomen el pelo y visita a tu medico.

Foto: Gracias a zoha_n


Warning: A non-numeric value encountered in /home/katxumoto/saluddiaria.com/wp-content/themes/Newspapernew/includes/wp_booster/td_block.php on line 326