Semillas de lino, suplemento de la dieta

semillas-de-lino

Los alimentos complementarios que se encuentran en el árbol de los suplementos y pueden incluirse a diario en preparaciones y aportan numerosos beneficios, tal es el caso de las semillas de lino en las cuales nos detendremos esta vez.

Las semillas de lino constituyen una de las fuentes más ricas del reino vegetal, y sus diferentes beneficios se relacionan con su contenido nutricional, ya que contienen 3 elementos fundamentales que influyen sobre nuestra salud:

  1. Alto contenido de ácido linoleico.
  2. Gran cantidad de fibra alimentaria soluble e insoluble.
  3. Gran cantidad de lignanos. (Los lignanos son fitoestrógenos, químicos vegetales con efecto parecido al de las hormonas, que ayudan a proteger contra algunos tipos de cáncer).

Entre sus propiedades encontramos:

  • Antioxidantes.
  • Anticoagulantes.
  • Antiinflamatorios.
  • Disminuyen el colesterol.
  • Aumentan las defensas del organismo.

Beneficios para la Salud

Informes científicos recientes demuestran que las semillas de lino en la dieta pueden tener una influencia positiva sobre los niveles de colesterol, la digestión, el cáncer y las
enfermedades del corazón. Los siguientes son algunos ejemplos:

Estreñimiento crónico, pues lubrica el conducto digestivo, haciendo que las heces sean más blandas. Además, regenera la flora intestinal, regulando los procesos de putrefacción y fermentación. Su efecto resulta muy evidente, pues en caso de des- composición intestinal, las heces pierden su olor pútrido

Gastritis, duodenitis y úlcera gastroduodenal: Presenta una acción antiinflamatoria y emoliente, que favorece la regeneración de la mucosa digestiva dañada. Se recomienda tomar las semillas de lino en decocción como complemento, asociadas al tratamiento específico de estos procesos.

Inflamaciones de las vías respiratorias y de las urinarias: bronquitis y cistitis, especialmente; por su efecto emoliente y suavizante sobre las mucosas.

Las semillas de lino (linaza) pueden usarse también como alimento. Son especialmente recomendables para los diabéticos, por su escaso porcentaje de glúcidos (azúcares), y su elevado contenido en proteínas y lípidos (grasas). Deben consumirlas quienes padezcan desnutrición o quieran engordar.

Las cataplasmas de harina de linaza se aplican siempre que se requiera calor constante como catarros y bronquitis, dolor menstrual, dolores cólicos del abdomen (renales o biliares), espasmos intestinales, picaduras de insectos, abscesos y furúnculos. Tienen una acción resolutiva, antiespasmódica, sedante y antiinflamatoria, además de mantener el calor durante mucho tiempo.

El aceite de linaza se utiliza como suavizante de la piel en caso de eccemas, piel reseca, quemaduras leves y dermatosis en general.

Prevención del Cáncer: Las semillas de lino pueden prevenir el cáncer debido a los lignans (que dan soporte al sistema hormonal femenino) y al ácido graso alfa-linolénico que contienen.

Alto en Omega 3 Más del 70% de la grasa de las semillas de lino es poliinsaturada. Una de las características únicas de la grasa poliinsaturada de las semillas de lino es la alta proporción de ácido alfa linolénico (ALA, un ácido graso omega-3) en relación al ácido linoléico (un ácido graso omega-6). Expertos en nutrición consideran esenciales a estos dos ácidos grasos debido a que el cuerpo no puede producirlos de cualquier otra substancia. Las grasas esenciales deben comerse como parte de la dieta.

¿Cuanto consumimos y de qué manera? Podemos consumir 1 cda. De semillas a diario, preferentemente molidas con la procesadora, agregándolas a preparaciones de panes, galletas caseras, incluyéndolas en yogures, ensaladas, sopas, cereales del desayuno, copos, granola e incluso agregárselas al queso untable para las tostadas.

Es importante triturar las semillas, ya que de ese modo se rompe su dura capa exterior, lo que permite que las enzimas humanas tengan un mejor acceso a los elementos beneficiosos contenidos en las semillas de lino.

Las semillas de lino, un suplemento más que completo, Consúltelo con su nutricionista o profesional de confianza.

Foto: Pan y Varios