Que son los forúnculos y como tratarlos

Como eliminar los forúnculos

Los forúnculos son pequeños bultos llenos de pus, que son muy parecidos a los granos puntiagudos, pero de mayor tamaño y bastante dolorosos, que suelen formarse en la piel, generalmente alrededor de los folículos capilares o glándulas sudoríparas.

Su aparición suele ser residente, sobre todo si se ha padecido un largo periodo de enfermedades o tensiones, y se deben tratar mediante antibióticos, pero aún así su reaparición y recurrencia pueden evitarse manteniendo, saludable el sistema inmunológico.

Principales síntomas de un forúnculo

  • Una protuberancia del tamaño de una arveja, pero puede ser hasta del tamaño de una pelota de golf.
  • Núcleos blancos o amarillos (pústulas).
  • Diseminación a otras áreas de la piel o unirse con otros forúnculos.
  • Crecimiento rápido.
  • Exudado, supuración o formación de costra.
  • Fatiga.
  • Fiebre.
  • Indisposición general.
  • Picazón antes de que aparezca el forúnculo.
  • Enrojecimiento de la piel alrededor del forúnculo.

Como alimentarnos ante esta situación

Se deben consumir para ello alimentos ricos en vitamina B6, para mantener activo el sistema inmunitario, así como también bananas, patatas, germen de trigo, pavo, nueces, pimientos morrones, repollitos de Bruselas, coliflor, berro y cereales enriquecidos con esta misma vitamina del complejo B.

Por otro lado no se deben olvidar ni omitir los alimentos ricos en vitaminas C, como los cítricos, los ricos en vitamina A, como la zanahoria, hígado, huevo, y lácteos fortificados, y aquellos con alto contenido de vitamina E. que actúa como regenerador celular y de la piel, tales como, semillas de girasol, germen de trigo, almendras, avellanas, piñones, aceite de girasol, brócoli, batata, y cereales integrales.

Para combatirlos, podrá realizar una decocción de saponaria, bardana y grama,  que puede consumirla 3 veces al día, así como también infusiones de tomillo y trébol, o de equinácea que elevan las defensas del sistema inmunitario.

5 recomendaciones para mantener un forúnculo limpio

  1. Limpie y cambie los apósitos sobre los forúnculos con frecuencia.
  2. Lávese muy bien las manos después de tocar un forúnculo.
  3. No reutilice ni comparta las toallas para la cara y las manos. Lave las toallas para el cuerpo, las prendas de vestir, las sábanas u otros artículos que estén en contacto con las áreas infectadas en agua bien caliente.
  4. Tire los apósitos usados en una bolsa sellada para que el líquido del forúnculo no entre en contacto con ninguna otra cosa.
  5. Los jabones o cremas antibacterianas son de poca utilidad una vez que el forúnculo ya se ha formado.

Los forúnculos pueden ser muy dolorosos si ocurren en áreas como el conducto auditivo externo o la nariz, Si dos forúnculos aparecen cerca uno de otro, pueden expandirse y unirse, lo que causa una afección llamada ántrax. Lo correcto es que a medida que aparezca este, usted visite su medico de cabecera inmediatamente.