Consejos para prevenir amigdalitis

amigdalitis

Como dijimos en otra oportunidad , la amigdalitis, responde a una inflamación de las glándulas amígdalas que se encuentran en la parte principal de la garganta y previenen enfermedades que los virus y bacterias nos pueden producir.

Las amígdalas son ganglios linfáticos que se encuentran en la parte posterior de la boca y en la parte de arriba de la garganta. Normalmente ayudan a eliminar las bacterias y otros gérmenes para prevenir infecciones en el cuerpo. Una infección viral o bacteriana puede causar amigdalitis. La amigdalitis estreptocócica es una causa común.

En la boca y en la faringe siempre hay microorganismos. Así se describen formando parte de la flora normal de la cavidad bucal bacterias como estreptococos, neiserias, estafilococos, levaduras, etc. Por alteraciones del medio estas bacterias pueden convertirse en patógenos (productores de enfermedad) para el mismo huésped. Una infección vírica puede determinar alteraciones que favorezcan la infección bacteriana secundaria de la amígdala.

Síntomas de amigdalitis

  • Dificultad para deglutir.
  • Dolor de oído.
  • Fiebre, escalofríos.
  • Dolor de cabeza.
  • Dolor de garganta que dura más de 48 horas y puede ser fuerte.
  • Sensibilidad de la mandíbula y la garganta.

Recomendaciones para prevenir que se contagien las amígdalas

  • Si alguien de su entorno se encuentra con este padecimiento, mantenga siempre distancia, y mucho más si hay niños pequeños en la casa, dado que los estornudos, la tos, y las gotas invisibles que repercuten de esta persona pueden contagiarnos.
  • No comparta los mismos utensilios, vasos o cepillos de dientes, con aquellas personas que padecen dolor de garganta.
  • Cúbrase la boca, cuando tosa o estornude y tenga presente enseñarle esto mismo a sus hijos desde pequeños. Es muy frecuente que las bacterias ingresen en un hogar mediante un niño, que es el que menos cuidados de prevención suele tener, sobre todo porque comparte todas sus cosas en el jardín con sus compañeros.
  • La bacteria  de Estreptococcus, generalmente utiliza a un portador que no se enferma ni presenta síntomas y se retransmite, hacia el resto de las personas, provocando amigdalitis de cuidados. Dado que en esta enfermedad, se hace dificultoso alimentarse, y tragar los alimentos que son una buena base para mantener el sistema inmune activo, es necesario mantener las conductas de prevención.

Las amígdalas inflamadas que no presenten dolor o que no causen otros problemas no necesitan tratamiento. Es posible que el médico no le dé antibióticos y le pueden solicitar que regrese para un control más tarde. Recuerde que la opinión de su especialista es la mas importante.

Foto: Wikipedia