¿Qué es la fractura de cadera?

fractura de cadera

En la tercera edad, o cuando los años van avanzando, es muy común que las personas de estas características, padezcan una fractura de cadera, dado que los huesos se van debilitando, sobre todo en las mujeres, que pierden rápidamente masa ósea a partir de la menopausia.

En las personas que padecen osteoporosis, este inconveniente se agrava mucho más aún, y es el causante casi de un 90% de las fracturas de cadera, que se produce cuando el hueso del fémur en su parte superior y que esta en contacto con el hueso de la pelvis, se rompe y entonces esto produce que la pierna se gire hacia afuera y ocasione una importantísima lesión, la cual debe ser operada de inmediato y en lo posible dentro de las 24 horas producida la caída, una vez que ha sido confirmada.

La cadera es una articulación en donde se unen los huesos del muslo con la pelvis, son articulaciones en rótulas, si estas están sanas son difíciles de romper, pero la edad y la osteoporosis, provocan en algunas personas  este tipo de padecimiento, se cree que aquellas mujeres que poseen herencia de este tipo de inconvenientes en la familia, pueden llegar a desarrollarlas en la tercera edad.

Tratamientos para tratar las fracturas de caderas

  • Osteosíntesis o fijación del hueso: Se realiza con tornillos, clavos o polacas de reconstrucción de cadera. Se conserva la articulación y todo el hueso del paciente. Es el recomendado en pacientes jóvenes y en fracturas de la región trocantérea.
  • Prótesis parciales de cadera: Son aquellas en las que solo se sustituye la parte femoral, con un vástago y una gran cabeza metálica que articula directamente con la pelvis. Se usan en pacientes de edad avanzada con unos requerimientos funcionales bajos. Por ellos se emplean en el tratamiento de pacientes con fracturas subcapitales de cadera. Habitualmente se trata de prótesis cementadas.
  • Prótesis totales de cadera: Son aquellas en las que se extirpa la cabeza femoral rota y se implantan dos componentes, uno en la pelvis con forma de cúpula y un vástago en el fémur. En la parte superior del vástago femoral, una cabeza de diferentes tamaños y materiales articula con la parte interior de la cúpula acetabular. De este modo se consigue recuperar el movimiento de la articulación. Se utiliza en aquellos casos de pacientes más jóvenes y activos que tienen una autonomía funcional completa y han sufrido una fractura subcapital de cadera.

Te recordamos que es de suma importancia, una alimentación sana, mantener los huesos sanos, y concurrir periódicamente a la consulta médica.