La soja podría evitar el cáncer de seno

Según asegura un estudio, las mujeres que en su niñez consumieron comidas con un alto contenido de soya o soja pueden tener un menor riesgo de desarrollar cáncer de seno que aquellas que no lo hicieron.

soja

Esto es sólo una muestra de todas las investigaciones que se han hecho y que sugieren que existen cosas de la vida temprana que pueden influir en los riesgos de ese cáncer en la adultez.

Los investigadores descubrieron que una dieta alta en soja, ósea con entre una y media y más porciones a la semana, esta asociada con una reducción hasta del 58% en los riesgos de cáncer de seno. Esa misma cantidad de soja en los años de la adolescencia y de la adultez está asociada con una reducción entre el 20 y el 25% en la reducción de ese riesgo.

La soja la puedes encontrar en el tofu, en la leche de soya y en el edamame, que son granos de soja maduros que se sirven frecuentemente en los restaurantes japoneses, así como en otras comidas. Es por esto que en general, las mujeres asiáticas tienen un riesgo menor de sufrir de cáncer de seno que aquellas de las naciones del occidente. Pero cuando las mujeres asiáticas se trasladan a un país occidental, su riesgo va aumentando a medida que pasa el tiempo y a través de las nuevas generaciones.

Así se demuestra nuevamente que la dieta juega un papel importante en el desarrollo del cáncer de seno. Y por eso se ha pensado por algún tiempo que las dietas occidentales que incluyen más grasa animal, carnes rojas y comidas procesadas, podrían ser peores. La soja, que es rica en proteína y baja en grasas saturadas, puede reducir el colesterol y reducir la presión sanguínea.

5 Beneficios de consumir soja

  1. Ayuda a controlar el colesterol: Expertos canadienses demostró que el 70 % de las personas que consumían tres vasos de leche de soja y un postre de soja al día, disminuyeron en más de un 10% su colesterol perjudicial (LDL), y aumentaron un 9% el buen colesterol (HDL).
  2. Lucha contra el envejecimiento: Los fosfolípidos, los ácidos grasos poliinsaturados y la vitamina E que contiene la lecitina de soja contribuyen a mantener la juventud de la estructura de nuestras células, por eso también conserva la de nuestra piel.
  3. Alivia los síntomas de la menopausia: Consumir unos 40 gramos de soja al día ha demostrado tener efectos beneficiosos en las mujeres posmenopáusicas, sobre todo en lo que respecta a la lucha contra la osteoporosis. Expertos australianos y americanos constataron que las mujeres que se sometieron a este estudio aumentaron significativamente su masa y densidad ósea y disminuyeron el námero de sofocos.
  4. Estimula la concentración y el aprendizaje: La soja contiene un 8% de ácido alfa-linolénico. Este ácido graso poliinsaturado es indispensable para el desarrollo de las membranas de las células del cerebro y de las vainas de mielina, y es particularmente esencial para el feto, y durante los tres primeros años de vida del niño. Además, la lecitina de soja contiene fosfatidilcolina y ésta representa un interesante aporte de colina en la alimentación, una pseudovitamina que mejora la pérdida de memoria y atención frecuente en la tercera edad.
  5. No contiene lactosa: Tanto o más nutritiva que la leche de origen animal, la de soja es, hoy en día, el mejor sustituto de la leche de vaca para todos los que sufren intolerancia a la lactosa.

La soja, además de prevenir varias enfermedades, puede ser un agente protector de las mismas. No dudes en incluirla en tu dieta.

NOTA: Este post ha sido editado para mejorar la calidad de su contenido….

Foto: Gracias a  Kanko*