¿Qué es la artritis reumatoide?

La artritis reumatoide es una de las formas que ataca la artritis y causante de un dolor profundo, inflamación y rigidez que afecta principalmente llevando a la perdida de las funciones articulares. Puede afectar cualquiera de las articulaciones del cuerpo pero suele ser muy común en las muñecas y en las manos, sobre todo afectando los dedos. Es una enfermedad más frecuente en las mujeres que en los hombres y puede aparecer entre los 25 y 55 años de edad.

artritis reumatoide

Este tipo de enfermedad puede afectar a una persona por un corto período, y su sintomatología puede aparecer y desaparecer, pero en caso de ser una artritis reumatoide grave, puede padecerla el paciente a lo largo de toda su vida.

Síntomas de artritis reumatoide

El síntoma principal de esta enfermedad es la inflamación que resulta apreciable a simple vista. En ocasiones puede producirse el derrame del líquido sinovial. La inflamación de las articulaciones afectadas causa dolor en el individuo que las padece. Asimismo, aparecen abultamientos duros (nódulos reumatoides) en las zonas de roce de la piel como los codos, el dorso de los dedos de las manos y de los pies. También pueden localizarse en el interior del organismo. Con el tiempo se produce una deformidad debido al deterioro progresivo de las articulaciones afectadas.

La rigidez articular es otro de los síntomas de la patología. Generalmente aparece por la mañana y va desapareciendo progresivamente a medida que el paciente ejerce su actividad diaria. También puede producir algo de fiebre y, en ocasiones, una inflamación de los vasos sanguíneos (vasculitis), que provoca lesiones de los nervios o llagas en las piernas (úlceras).

Cabe destacar la artritis reumatoide es diferente a la osteoartritis que suele aparecer en edades avanzadas. Recordemos que la artritis puede afectar cualquier parte del cuerpo, además de los ojos, la boca y los pulmones. Es una enfermedad autoinmune, por lo que se entiende que es un propio ataque del sistema inmunológico sobre los tejidos, y se desconoce cual puede ser la causa que la produce, los genes, las hormonas y factores ambientales, pueden influir en ello.

Las terapias para aliviar sus síntomas van desde la medicación indicada por el profesional, cambios en el estilo de vida del paciente y finalmente cirugías, que pueden disminuirlo, detener los daños sobre las articulaciones, y reducir los dolores y la inflamación. No dude en consultar su médico de confianza ante la menor duda sobre esta enfermedad.

Nota: Este post ha sido editado para mejorar la calidad de su contenido…