Resfriados y colegio

Para evitar enviar a la escuela a un niño que se siente mal, con el riesgo de que su enfermedad se agrave y de  llevar la infección a otro núcleo, aquí hay algunos indicativos que nos darán la alerta de cuando no enviar a los chicos al colegio.

resfriado

Signos y síntomas de resfriado en niños

Un chico puede fingirse enfermo, pero el termómetro no miente, una temperatura superior a la normal, es indicativo de que algo no anda bien. También la náusea y el vomito o el malestar estomacal al toque son señales de alerta. Si el chico o la chica están pálidos o por el contrario su rostro está enrojecido, manifiestan dolor de cabeza y tos persistente, conviene que regresen a la cama.

Otros se quejarán de dolor de oído, presentarán enrojecimiento de ojos, erupciones en la piel, dolor de garganta, pero el indicativo más evidente de que las cosas andan mal es la pérdida de energía del niño o niña, si un chico no quiere jugar, las cosas no marchan bien.

Con cualquiera de los síntomas anteriores hay que dejar reposar al chico un día, pero si los síntomas persisten por más tiempo o se agudizan durante ese día, hay que llamar al médico inmediatamente. Recuerde que el reposo, los líquidos abundantes en forma de agua, infusiones y caldos calientes ayudarán a la pronta recuperación.

Consejos para prevenir los resfriados en el colegio

  • Enseña al niño a lavarse las manos con agua y jabón durante, al menos, 20 segundos. Haz que tu hijo se lave las manos antes de cada comida y después de haber ido al baño.
  • Enseña al pequeño a secarse bien las manos. Las manos mojadas favorecen la propagación de virus y bacterias mucho más que unas manos bien secas.
  • Utiliza toallitas de papel desechables en lugar de toallas de felpa para secarle las manos.
  • Enseña al niño a estornudar en la parte interior del codo o, aún mejor, en un pañuelo de papel desechable. La mayoría de los niños estornudan directamente en el aire o en sus manos, lo que facilita la propagación de los virus.
  • Enseña a tu hijo a no meterse el dedo en la nariz, en la boca o a frotarse los ojos, ya que éstas son formas de introducir las infecciones en el cuerpo.
  • Asegúrate de que las habitaciones están bien ventiladas.
  • Trata de que el niño pase el mayor tiempo posible al aire libre. El hecho de estar durante muchas horas en un espacio cerrado junto con otros niños aumenta las posibilidades de contagio.
  • Lava los juguetes con frecuencia, ya que los niños tienen la costumbre de metérselos en la boca.
  • Utiliza desinfectante de manos, sobre todo durante el pico de infecciones.

Por ningún motivo obligue al niño a asistir al colegio si manifiesta sentirse mal, también acostumbre tener siempre a la mano y actualizados todos los teléfonos de urgencias médicas de su localidad.

NOTA: Este post ha sido editado para mejorar la calidad de su contenido….

Foto: Beccaplusmolly