La importancia de consumir vegetales en verano

vegetales

Las frutas y verduras, nos aportan infinitas ventajas al incluirlas en la dieta de verano, no solamente por la gran variedad que nos ofrece la naturaleza, sino porque son esenciales, ya que nos aportan mucha agua, vitaminas, minerales, y un bajo contenido calórico, esencial para sentirnos saludables en épocas como el verano.

Como ya hemos dicho los vegetales aportan grandes cantidades de vitaminas y minerales, sobre todo vitamina A, y en los vegetales de color rojo y verde, como en los amarillos y naranjas, vitamina C, los de hojas nos aportan vitamina B9 y ácido fólico que son fundamentales en cualquier alimentación.

Nos aporta además grandes cantidades de fibras, por lo cual se convierten en excelentes reguladores del tránsito intestinal, evitando estreñimiento , y no olvidemos además que la fibra, contribuye a disminuir los niveles de colesterol, y algunos tipos de cáncer como el de colon. controlan las glucosas, ayudando a las personas diabéticas en su correcta alimentación.

Beneficios de comer vegetales

Los principales aportes de los vegetales y verduras son sus vitaminas y minerales. Se trata de la mayor fuente de vitaminas A y C, que se incluye necesariamente en todas las dietas saludables. Su consumo aporta al organismo grandes beneficios, en pocas calorías, lo que también contribuye a no aumentar de peso o a perderlo, en el caso de quienes realicen regímenes de adelgazamiento.

Son muy ricos en agua y minerales, contienen potasio y ofician de laxante, y en su mayoría las verduras aportan entre un 90 a 96% de agua, esto hace que sus niveles calóricos sean escasos, y resultan adecuadas en las dietas de todo tipo de patologías,  sobre todo en las dietas para bajar de peso o prevenir al paciente de la obesidad.

Las verduras y frutas, previenen a su vez de enfermedades cardiovasculares, por sus altos contenidos de antioxidantes, betacarotenos, licopeno, ya que los mismos actúan en contra de las toxinas y los radicales libres, que son sustancias implicadas en el desarrollo de enfermedades degenerativas como el cáncer.

Para que los vegetales conserven todas estas propiedades a la hora de ser servidos en la mesa, es recomendable cocinarlos con su cáscara. Previamente, deben ser lavados con abundante agua potable para evitar que los restos de desinfectantes y demás conservantes que se utilizan en las cosechas lleguen al momento de la cocción.

Por su contenido no deben faltar en ninguna dieta veraniega, ya que gracias a ella podremos evitar falta de hidratación que el cuerpo pierde en las altas temperaturas.

Foto: Gracias a TooFarNorth