Porque no autoadministrarse diuréticos

El automedicarse diuréticos suele ser uno de los errores más cometidos por las personas cotidianamente, ante la presencia de retención de líquidos, y se descarta lo grave que puede resultar automedicarse, este o cualquier otro tipo de medicamento, sin previa consulta al médico, sobre todo en las mujeres.

farmacos

Cuando nos automedicamos diuréticos innecesariamente eliminamos determinada cantidad de líquido que disminuye el nivel del mismo en nuestras venas y arterias.

Una vez que el riñón detecta esa disminución de volumen procede a retener agua y sal (sodio) y trata de regularizar lo que el diurético hizo en el organismo de manera tal que volvemos a recuperar el líquido pasado el efecto del diurético.

Esto hace que muchas mujeres tengan que tomar diuréticos durante largos períodos todos los días, porque si los dejan vuelven a retener grandes cantidades de líquido, tengamos presente que los diuréticos estimulan la secreción de una hormona que se responsabilizada de mantener el líquido en el organismo y se llama aldosterona, que frente al consumo  de diuréticos provoca un hiperaldosteronismo secundario.

Consejos a tener en cuenta antes de tomar un diurético

  • Es alérgico a otros medicamentos.
  • Planea un embarazo, está embarazada o está amamantando a su bebé.
  • Es diabético. Los diuréticos tiazídicos y de asa pueden aumentar los niveles de azúcar en sangre.
  • Se deshidrata fácilmente.
  • Sufre de pancreatitis. Los diuréticos de asa pueden agravar esta enfermedad.
  • Sufre de problemas de riñón.
  • Sufre de lupus o tiene antecedentes de lupus. Los diuréticos tiazídicos pueden agravar esta enfermedad.
  • Sufre de gota o tiene un alto riesgo de padecer esta enfermedad, especialmente si el médico va a recetarle un diurético tiazídico.
  • Sufre de problemas menstruales. Los diuréticos ahorradores de potasio pueden agravar estos problemas.

Por lo tanto tengamos presente que consumir diuréticos a menos que el especialista los haya recomendado, no resulta saludable para nuestro organismo, ya que no resuelve el problema de la retención de líquidos y cuando se dejan de consumir, nuestro cuerpo se hincha aún mucho más porque retiene agua y sodio, llegando a poder provocar hipertensión en algunas personas.

Efectos secundarios de los diuréticos:

  • Debilidad.
  • Calambres.
  • Sarpullido.
  • Mayor sensibilidad a la luz del sol (con diuréticos tiazídicos).
  • Vómitos.
  • Diarrea.
  • Retortijones.
  • Mareo o vahído.
  • Dolor en las articulaciones.

Es importante tomar consciencia y no automedicarse, con diuréticos ni con ningún otro medicamento. Consulte su medico de confianza, el le recomendara el medicamento adecuado a cada situación.

Nota: Este post ha sido editado para mejorar la calidad de su contenido…