Qué es y como tratar la amigdalitis


La amigdalitis es una de esas infecciones que afectan a la persona que las sufre de inmediato, en especial debido a su incomodidad. Esta es una infección de origen bacteriano en los tejidos de la parte de atrás de la garganta y en las amígdalas o pólipos; que causa que estas partes de la garganta se irriten y se inflamen, produciendo un repentino y severo dolor en la garganta.

Algunas veces un dolor de garganta puede ser simplemente causa de un resfriado o de una gripe común, pero si es amigdalitis hay que reconocerla para que sea tratada y afecte a la persona lo menos posible. Algunos síntomas de esta enfermedad incluyen fiebre de más de 38.3 grados centígrados, dolor y dificultades para tragar, puntos blancos o amarillos o capas de este color en la garganta y las amígdalas y la inflamación de los nódulos linfáticos en el cuello.

En los niños en general y en algunos adultos en particular, la amigdalitis también pueden causar dolores en todo el cuerpo como son los dolores de cabeza y los dolores de estómago, a la par con vómitos, náuseas y apatía. Esta infección usualmente no ocurre junto a síntomas de resfriado o de gripe como los estornudos, la nariz tapada o la tos.

A pesar de que es posible que la amigdalitis se vaya sola en un lapso de unos cuantos días, la mayoría de los doctores la tratan con antibióticos. Estas medicinas pueden no hacerte sentir mejor instantáneamente, pero hacen más corto el tiempo en el que puedes contagiar la infección a otras personas. Además, los antibióticos también reducen los riesgos de que la infección se esparza a otras partes de tu cuerpo.

Foto: Librarian Avenger.