Hiperactividad infantil que preocupa a los padres

La hiperactividad infantil es un problema de conducta que se ha incrementado en los últimos tiempos y a los padres nos está preocupando seriamente, ya que puede acarrear graves consecuencias, se hace sumamente importante en estos casos distinguir el niño hiperactivo de aquel que tiene demasiada energía, o es un poco rebelde y travieso.

Esta patología puede acarrear consigo problemas de irritabilidad, ansiedad, nerviosismo e incapacidad para mantenerse concentrado, ocasiona por otro lado, dolor de cabeza, insomnio, inestabilidad, y deseos de comer cosas dulces.

Para colaborar desde el área de la alimentación y evitar así luego inconvenientes de obesidad, lo que recomendamos es realizar un correcto desayuno, y realizar 2 comidas principales con la merienda y las dos colaciones de media mañana y media tarde, de esta manera se evita desórdenes en los niveles de azúcar en la sangre. En cuanto a los hidratos de carbono, deben suministrarse de los  complejos que aportan energía en forma paulatina, como las legumbres,  cereales sin aditivos, patatas asadas, y muchos alimentos ricos en vitamina B que refuerzan el sistema nervioso central, entre ellos encontraremos a los frutos secos, las verduras de hojas verdes, cereales  como el arroz, pan integral y avena.

Estos niños deben beber al menos dos litros de agua diaria, para llevar correctamente al organismo a realizar sus mecanismos de desintoxicación, y se puede complementar luego de las comidas con infusión de valeriana que es un excelente tranquilizante natural.

Deben evitar aquellos alimentos que poseen aditivos y conservantes, reducir los alimentos que contengan salicilatos, manzanas, uvas, duraznos, y ciruelas, y no consumir bebidas energizantes que contengan cafeína , como las gaseosas colas.