Los ejercicios en las personas de la tercera edad y sus beneficios

Como siempre decimos el ejercicio y la actividad física deben realizarse periódicamente y se notará una pronta mejoría en nuestro organismo, pero en la tercera edad, realizar correctamente algún tipo de ejercicio, puede permitir no solo llevar una vida mucho más saludable, sino que a su vez aliviar algunos síntomas comunes que van apareciendo con el correr de los años.

El ser una persona mayor no implica estar sentado o acostado la mayor parte del día, el quedarse quieto y ocioso esta es una actividad que mientras más pasan los años debe evitarse, es por eso que a los mayores se les suele indicar siempre algún tipo de gimnasia pasiva o alguna actividad, que no sea competitiva, la intensión es moverse para mantener estables todos los mecanismos corporales.

En la tercera edad los ejercicios deben ser más bien personalizados y bajo control médico, aunque muchas personas llegan a esta etapa de su vida sin haber mantenido ningún tipo de actividad física, por lo cuales deberían tener en cuenta alguno de estos beneficios que describimos debajo, y comenzar para sentirse mucho mejor.

  • La actividad física en la tercera edad, disminuye el dolor articular.
  • Mejora la movilidad y la flexibilidad.
  • Incrementa la masa ósea y muscular, que se va perdiendo con los años.
  • Favorece la pérdida de peso.
  • Regula la actividad intestinal, y reduce la ansiedad y el riesgo de depresión.
  • Por otro lado mejora los estados de insomnio y favorece los reflejos, y la coordinación, lo que en la tercera edad significa una mejoría en la autonomía de la persona, y mucho mejor aún si se realiza en grupo ya que favorece el ambiente social y las relaciones interpersonales.

Foto: Gracias a Maxwell GS