Cómo se trata la fiebre reumática

La fiebre reumática debe tratarse de inmediato apenas se diagnostica, si el enfermo tiene dolor de garganta y dura más de 3 días, si tiene fiebre o dolor de cabeza, que acompañan a los otros síntomas deberá acudir prontamente al médico quien seguramente le realice un cultivo de secreciones de la garganta.

Si el paciente no tiene dolor pero tiene fiebre y sarpullido en la piel, también podría tratarse de una infección estreptocócica, y deberá ir al especialista lo más rápido que se pueda.

Los tratamientos contra la fiebre reumática consisten en:

  • Antibióticos, ya que el objetivo inmediato consiste en tratar la infección con los mismos, y este tratamiento se pone en práctica por el especialista cuando cualquier exudado faríngeo resulta negativo, luego del tratamiento inicial para combatir la infección estreptocócica el enfermo puede seguir recibiendo mensualmente antibióticos para prevenir nuevas complicaciones.
  • Medicamentos antiinflamatorios, estos son administrados según el estado del enfermo, el médico puede recetarlos para que ayuden a disminuir la hinchazón producida por el músculo cardíaco y aliviar el dolor de las articulaciones.
  • Reposo en cama, generalmente el médico indicará cuanto es el tiempo que el paciente debe permanecer en reposo, y dependerá de la gravedad de la enfermedad, y del compromiso cardíaco y articular, casi siempre suelen indicarse 15 días de reposo.

    Como la fiebre reumática suele afectar la válvula cardíaca, es posible que se recomiende una intervención quirúrgica para reparar o sustituir la válvula dañada.