Distintos tipos de hepatitis

La hepatitis responde a una inflamación del hígado que puede estar provocada por diversas causas, generalmente suele ser originada por virus.

Su hígado ayuda al organismo a digerir los alimentos, almacenar energía y eliminar las toxinas. La hepatitis es la inflamación del hígado que impide su buen funcionamiento. Puede llevar a la escarificación, denominada cirrosis o a un cáncer.

Los virus causan la mayoría de los casos de hepatitis. El tipo de hepatitis recibe su nombre de acuerdo con el virus que la produjo, por ejemplo, hepatitis A, hepatitis B o hepatitis C. El consumo de drogas o alcohol también puede provocar una hepatitis.

En otros casos, su organismo ataca equivocadamente sus propios tejidos. Usted puede ayudar a prevenir algunas formas virales mediante la vacunación. Algunas veces, la hepatitis desaparece espontáneamente. Si no sucede así, puede tratarse con fármacos. Algunas otras veces, la hepatitis dura toda la vida.

Existen cuatro tipos de hepatitis

  • La hepatitis A: es la más común, y presenta un virus del tipo A en las heces de la persona que se ha contagiado, esta hepatitis se transmite mediante la comida infectada, contacto directo con la persona enferma, su sangre y sus secreciones, suele aparecer entre los 14 y 40 días después del contagio y no se extiende más allá de los dos meses. Hay una vacuna para combatirla y prevenirla.
  • La hepatitis B: al igual que la hepatitis A, esta se origina por un virus, que recibe en este caso el nombre de B y puede transmitirse por la sangre o a través del contacto sexual, También es transmitida de la madre al feto durante el embarazo, y es muy común en aquellas personas que no mantienen una correcta higiene y se prestan jeringas, contagiándose así por medios infectados. Puede incubarse alrededor de 6 meses y dejar muchos portadores del virus, este tipo de hepatitis, puede evolucionar hacia un cáncer de hígado, o una cirrosis. Así mismo también existe una vacuna para prevenirla.
  • La hepatitis C: causada por el virus C, es transmitida mediante transfusiones de sangre, contactos bucales y genitales en presencia de heridas, y si no hay medios preventivos, puede contagiar a muchas personas. Esta hepatitis puede llegar hacer crónica.
  • La hepatitis D: causada por el virus D, se contagia junto con la hepatitis B, y vuelve a esta última en mucho más destructiva con el hígado de la persona afectada, y además de la infección por el virus puede estar causada por productos químicos medicamentos, o abuso de alcohol.

Los síntomas de la hepatitis más comunes son debilidad, ictericia, falta de apetito molestias intestinales y mucha fiebre. La hepatitis puede comenzar y mejorar rápidamente (hepatitis aguda) o puede causar una enfermedad prolongada (hepatitis crónica). Puede llevar a un daño hepático, insuficiencia hepática o incluso cáncer de hígado. Consulte su medico de cabecera si tiene dudas.

Nota: Este post ha sido editado para mejorar la calidad de su contenido…