Enfermedades femeninas, cáncer de ovario

Cuidados, cáncer de ovario

El cáncer de ovario es uno de los tumores más difícil de tratar, dentro de los cáncer ginecológicos que afectan a la mujer, porque se diagnostican mediante estudios muy costosos y solo un 20 % de las mujeres es consciente y se realiza los estudios pertinentes.

Si bien este tipo de cáncer tiene un diagnóstico de sobrevida aproximadamente de 5 años, a las mujeres que se los detectan tempranamente, evoluciona favorablemente a largo plazo, porque se lo trata antes de que se haya diseminado.

El inconveniente que dificulta la detección temprana se debe a que las herramientas con las que se cuentan aún no son los suficientemente específicas para poner a los especialistas de sobre aviso y detectar la enfermedad.

Por otro lado es un cáncer que no posee síntomas específicos, muchas veces se acude a la consulta ginecológica, por molestias abdominales o constipación y se reciben diagnósticos poco precisos.

Síntomas de cáncer de ovario

Es una enfermedad que suele producir pocos síntomas, pudiendo alcanzar tamaños muy grandes antes de causarlos. El primer síntoma puede ser un ligero malestar en la parte inferior del abdomen, similar a una indigestión; la hemorragia uterina no es frecuente. El hecho de que una paciente posmenopáusica tenga ovarios de mayor tamaño puede ser un signo precoz de cáncer, a pesar de que su crecimiento también puede deberse a quistes, a masas no cancerosas y a otros trastornos.

Así mismo, puede aparecer líquido en el abdomen y éste puede hincharse, debido a ello o al aumento de tamaño del ovario. En esta fase, la mujer puede tener dolor en la pelvis, anemia y pérdida de peso. En algún caso excepcional, el cáncer de ovario secreta hormonas que producen un crecimiento excesivo del revestimiento interno uterino, un aumento en el tamaño de las mamas o un mayor desarrollo del vello.

Se hace muy importante educar a la mujer en este sentido, para que reconozca cuales son sus síntomas y a la menor duda pueda concurrir al especialista, sobre todo cabe destacar la presencia de molestias abdominales, dificultades para comer, distensión abdominal, aumento de peso inexplicable, problemas cardíacos, dolores de espalda muy severos, fatiga,  orinar constantemente, períodos irregulares.

El cáncer de ovario es menos frecuente en las mujeres que han tenido varios hijos. También es menos frecuente entre las mujeres que han tomado anovulatorios orales durante años. No obstante, ningún estudio ha demostrado que esa menor probabilidad de cáncer de ovario en las mujeres que han tomado anticonceptivos se vea compensada por otros efectos secundarios como el aumento de incidencia de enfermedades cardiovasculares y, posiblemente, de otros tumores.

Es fundamental que la mujer tome consciencia de esto para poder prevenir esta enfermedad que ataca muy silenciosamente. Le recomendamos visitar su especialista periodicamente para evaluar esta enfermedad.