Cómo evitar pérdida de la memoria

Foto: Bob Cox Photography

En nuestro cerebro guardamos muchas imágenes, datos y recuerdos, entre muchas otras cosas. Sin embargo, algún día nos sucede que se nos olvida el número del teléfono de nuestra casa y hasta las fechas más importantes. Por eso les traigo paso a paso un plan para mejorar nuestra memoria.

Consejos para combatir la perdida de memoria

Paso I Nuestro corazón: Con la edad es normal que nuestras neuronas se vuelvan más pequeñas y que nuestros neurotansmisores, aquellos que ayudan a la comunicación entre las células, no funcionan como solían. Pero aumentar nuestro ritmo cardíaco puede darle revés a esa situación, incrementando el fluido de sangre al cerebro, así mejorando la memoria y las funciones cerebrales. Lo mínimo que hay que hacer es una caminata de 30 minutos tres veces a la semana para notar la diferencia.

Paso II Nuestra espalda: Labores diarias como cargar una maleta o a los chicos pueden no sólo dañar nuestra espalda sino nuestro cerebro. Estudios han descubierto que personas con dolor crónico en la espalda pierden cerca de 1.5 centímetros cúbicos de materia gris por año. Todo se debe a que la parte del cerebro que lidia con el dolor se vuelve disfuncional e incluso llega a afectar la capacidad para tomar decisiones. La mejor forma de evitar el dolor de espalda es hacer ejercicios para aumentar la masa muscular en la parte lumbar y en los abdominales para así tener un buen apoyo.

Paso III Nuestra cintura: Un índice de masa corporal de 25 no sólo nos hará tener un cuerpo digno de mostrar en bikini sino que hará que recordemos mejor las cosas. Estudios descubrieron que mujeres que tienen un IMC de 27, o sea con sobrepeso, son más propensas a perder tejido cerebral en el lóbulo temporal, el encargado de la memoria y que es uno de los primeros afectados por el Alzheimer. Eso ocurre porque la grasa extra genera más químicos que pueden ser tóxicos para el cerebro. Así que hay que reducir puntos en el IMC para evitar las pérdidas de memoria tempranas.

Paso IV Manzanas: Comer una manzana al día evita pérdidas de memoria. Investigadores de la Universidad Cornell de Nueva York, descubrieron que las células cerebrales de animales que eran tratadas con antioxidantes presentes en esa fruta podían resistir mejor los radicales libres que fríen el cerebro.

La quercetina, que comúnmente se encuentra en las manzanas, tiene un gran potencial para proteger el cerebro contra las enfermedades crónicas como el Alzheimer. Una de estas frutas al día ayudan a combatir enfermedades degenerativas del cerebro y otras comidas que tienen ese ingrediente son la cebolla, duraznos y fresas.

Paso V Nuestro protector de pantalla: Poner un protector de pantalla de una pintura de Kandinsky hace que nuestro cerebro se ejercite cada vez que lo ve. Investigadores de la Universidad de California descubrieron que el cerebro primero detecta patrones reconocibles como formas y líneas y desde ahí empieza a reconocer elementos nuevos y diferentes.

Al mirar detenidamente imágenes complejas puede ayudar a que el deterioro natural de nuestro cerebro se vuelva más lento. Así al detenernos sobre una imagen que atraiga nuestros pensamientos activamente constituye un mayor reto y es mejor para nuestro cerebro que mirar afuera de una ventana, que la mayoría de las veces ofrece vistas familiares y que son mucho más fáciles de interpretar.

Paso VI Otros idiomas: Saber como saludar en otro idioma y poder ordenar nuestra comida en un lenguaje foráneo significa una gran diferencia en las células del cerebro. Un estudio reciente de la University College de Londres descubrió que los bilingües tienen más materia gris que los que hablan sólo un idioma.

Al parecer esa materia gris, que es esencial a la hora de realizar tanto tareas simples como complejas, está formada por lo que aprendemos y por nuestras experiencias. Incluso personas que deciden aprender un segundo idioma a la edad de 35 tuvieron un incremento en la materia gris. Se recomienda empezar por un idioma que sea accesible y común como el inglés.

Investigadores recomiendan que las personas se sumerjan en situaciones en las que se requiera el uso de ese idioma. Por eso es bueno tratar con clases en centros comunitarios, cursos por Internet e incluso con la estimulación de la lectura de periódicos y libros en otros idiomas que tengan ilustraciones.

Paso VII El centro comercial: En un estudio reciente entre 1000 participantes, los investigadores se dedicaron a investigar por qué las mujeres de 75 años tiene una mejor función cerebral que los hombres de la misma edad. El resultado fue porque ellas hacen compras.

Esto sucede porque las compras requieren una mayor actividad física y mental que sentarse a ver el fútbol en televisión. Las mujeres son activas físicamente, mentalmente y pueden verse a si mismas como si aún tuvieran un papel en la vida. Así que el decidir que vamos a comprar, para quien y cuánto gastar son actividades que nos mantienen el cerebro joven.

Sigue estos consejos y así evitaras la perdida de memoria.