Las verdades sobre el consumo de las pastas

Este es un alimento que no debería faltar en ninguna dieta, pero la mayoría de las personas que se preocupan por mantener el peso, suelen evitarlas, o eliminarlas completamente de sus planes de alimentación, porque piensan que las mismas engordan.

Las pastas son elaboradas a partir de harinas o sémola, que ambas provienen del trigo, y luego se mezclan con sal, agua y huevo, de ahí se obtiene un alimento sumamente rico, saludable, lleno de energía y en donde su principal aporte nutricional, viene de la mano de los hidratos de carbono de absorción lenta, algunas proteínas, y un bajo contenido de grasas y colesterol.

Muchas de las pastas que consumimos, vienen fortificadas con contenidos de vitaminas y minerales, y en sus versiones integrales, aportan fibra vegetal, lo cual genera una típica sensación de saciedad, que sentimos, sobre todo luego de consumirlas. Dada la cantidad de aportes nutricionales que poseen es un alimento saludable, que debe incluirse en la alimentación sin ningún tipo de temores, el problema viene cuando le agregamos otros contenidos, como las salsas o condimentos como el queso, la manteca, el aceite y otros, ya que su contenido graso y calórico se elevan en grandes cantidades, que es lo que en definitiva, nos hacen ganar peso, cuando las consumimos.

Por lo tanto no es necesario quitarlas de la dieta, sino aprender a comerlas, controlar las porciones, y buscar acompañarlas con complementos naturales y saludables, que no excedan los niveles calóricos, tanto en sus rellenos como en la salsa y sus condimentos.