¿Debemos incluir cereales en nuestro desayuno?

Esta es una pregunta que solemos realizarnos con frecuencia, pero dado los altos índices de sobrepeso y obesidad mundial, que día a día proliferan por la mala alimentación y el exceso de comida chatarra, muchas personas no toman consciencia de lo importante que es alimentarse correctamente para mantenerse saludables.

Los cereales que consumimos a diario sobre todo aquellos de marcas reconocidas, según algunos estudios realizados por la Organización Mundial de la Salud, muchas veces sobrepasan los niveles de azúcar y sal recomendados en una dieta diaria.

Por lo tanto y si no lo tenemos presente más allá de lo que nos dicen en las publicidades, el comenzar el día con un gran tazón de cereales o incluirlos en nuestros desayunos terminaría siendo perjudicial para la salud, sobre todo en los más pequeños, que se vuelven muy susceptibles a este tipo de consumo.

Con esto no estamos diciendo que no se deben incluir cereales en el desayuno, todo lo contrario, ya que son muy necesarios y nutritivos, lo que queremos decir es simplemente que deben preferirse aquellos cereales que no son azucarado, y disfrutar de un desayuno a base de lácteos desnatados, frutas y tostadas con queso desnatados, lo cual sería la forma más correcta de comenzar saludablemente nuestro día.